Aitana Castaño, Humor Gráfico, LaRataGris, Número 47, Opinión
Deje un comentario

Como marionetas zarandeadas por el viento

Por Aitana Castaño / Ilustración: La Rata Gris

AITANA CASTAÑO

Aitana Castaño

Guiñoles. Querer hacer un chiste de humor negro poniéndole una pancarta a un títere de un espectáculo infantil con la leyenda “GORA ALKA ETA” –un juego de palabras con “Gora Alkaeta” (viva el alcalde)– y hacerlo en el Carnaval que organiza el Ayuntamiento de Madrid pensando que no va a pasar nada es ser gilipollas. Pero si en este país mandáramos a la cárcel a todos los gilipollas, fuera ibáis a quedar cuatro, las cosas como son. Claro que siempre se puede tratar de un acto promocional, el de encarcelar titiriteros de los Premios Goya, entonces ahí no digo nada.

Pactos imposibles

Mariano: Yo me pido cruz.
Pedro: Cruz la que tengo yo con Pablo.
Pablo: Mariano, sueña, pide cara que la tienes bien dura… La cara.
Albert: La moneda la lanzo yo al aire.
Alberto: Yo sí sale en la moneda el ciudadano Felipe no juego.
Mariano: La moneda la pongo yo…
Alberto: ¿En sobre, Mariano?
Pedro y Pablo: Jijijiji
Mariano: Gracioshitosh osh creeish.
Todos (menos Albert): ¿Dónde está Albert? ¿Y la moneda?
Y esta es la explicación de por qué en España no resolvemos los empates políticos a cara y cruz como en los Caucus de Iowa.

Caucus. Los demócratas resolvieron un empate a 61 votos en un distrito de los Caucus de Iowa con una moneda al aire. Sale cruz y gana Clinton, los partidarios de Hillary lo celebran, los de Sanders lo asumen y con tranquilidad se van del gimnasio donde se había celebrado la contienda. A mí, os lo juro, hay cosas que me fascinan de estos yankees.

BONUS TRACK: Por cierto, en los republicanos también salió Cruz, de hecho Ted Cruz, que vapuleó a Donald Trump. ¿Cómo puede ser que a este troglodita lo gane un hispano?

Última hora: Prohíben textos de Quevedo en los institutos públicos de la Comunidad de Madrid al quedar claro que considera que GónGORA es un chulETA.

Al filo de la noticia. El 11 de febrero de 2013 era un día festivo en el Vaticano por el aniversario de los llamados Pactos Luteranos. Por eso había tan solo cinco periodistas (una italiana, un mexicano, dos franceses y un japonés) en la sala de prensa de la Santa Sede. Tampoco es que hubiera gran cosa aquella mañana. A las 11.30 se iba a celebrar una ceremonia sencilla de anuncio de fechas de canonización de beatos. Todo estaba tranquilo. Hasta que el Papa Benedicto XVI comenzó a hablar: “…Conscientia mea iterum atque iterum coram Deo explorata ad cognitionem certam perveni vires meas ingravescente aetate non iam aptas esse ad munus Petrinum aeque administrandum..” Ratzinger estaba renunciando a su papado y la única que se dio cuenta fue la periodista italiana Giovanna Chirri, porque era la única de la sala que sabía latín. Dudó mucho, pero estaba claro. Había escuchado lo que había escuchado. Eran las 11.40. Iba a dar, en pleno siglo XXI, una noticia gracias a una lengua muerta. Hoy hace dos años. Y a mí esta historia me encanta.

Maravillas de la ópera. “Quisiera que el invierno durara eternamente”. Cómo se nota que Puccini no tenía que andar por la carretera del Puerto de Tarna. Ay, señor. Maravillosa La Boheme.

SPOILER: Ella muere.

Deja vú. Hoy es el Día de la Marmota. Menos para Felipe VI que lleva en él varias semanas. Y va pa bingo…

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

LaRataGris

LaRataGris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *