Humor Gráfico, Número 47, Opinión, Xipell
Comentarios 2

Carta de Pablo a los titiriteros

Por Xipell, El Cronista Montañés

CASTELLON 22042015 XIPELL, HUMORISTA GRÁFICO DE LEVANTE DE CASTELLÓ FOTOS ANGEL SANCHEZ/ACF FOTOGRAFIA

Xipell, El Cronista Montañés

El Cronista Montañés recopila su serie Cartas de Pablo, en las que el supuesto apóstol de lo nuevo se dirige a las tribus ibéricas en esta hora crucial del advenimiento de la Segunda Transición…

… Y Pablo dijo así:

Conozco una sala en un multicines de Vallecas con una fila de los mancos cien veces mejor iluminada que el gallinero del Congreso donde querían verme situado las fuerzas del inmovilismo de cuyo nombre no quiero olvidarme. ¡Qué gallinero, Señor! Eso sí, ya les advertí que la gallina de encima se caga en la de abajo por una aplicación aviar de la ley de la gravedad, que es una ley vieja que “los de abajo” tendremos que cambiar. Luego va Patxi, el aposentador del cine, y bloquea mi iniciativa de que la sesión de investidura sea pronto. El país tiene prisa. El País y Prisa no, pero el país con minúsculas sí que tiene prisa y con mayúsculas. De ahí deduzco que me conviene correr más que un galgo en un canódromo. Al PP también le conviene correr un poco y perder kilos (sobre todo en B), por eso también abogaba por el Pleno al 15 de febrero. Ganar ese Pleno es cosa distinta, porque ahora lo importante no es ganar, ni participar, sino que el otro pierda.

Cada vez que coincido con la derecha a alguien se le va la pinza y me acusa de estar haciendo la ídem. Yo aún estaba en Izquieda Hundida cuando los filipenses nos acusaban de hacer tal cosa. Entonces, cómo os lo diría, yo no era Pablo, todavía era el joven Saulo de Tarso, y esta ignominia me afectaba, porque me negaba a aceptar que Julio y Jose Mari fueran los hermanos Pinzones (que eran unos mari…) Ahora todo ésto me resbala, gracias a una de las enseñanzas que recibí del último gran Califa andalusí, la de las dos orillas. Claro, como por Córdoba pasa el Guadalquivir, al alcalde rojo de España se le ocurrió esta curiosa teoría hidrológica: él estaba en una ribera del río y todos los demás en la contraria. Más o menos lo mismo que le pasa a un servidor, que estoy en contra de Rivera y él, y todos los demás, se lo querrían montar sin el menda.

Al otro lado del río (que cantaba Dresler) se pasan el día cargando contra la alcaldesa del cambio, ora por unas placas de cuando Franco era cabo, ora por unos títeres de la cachiporra, ora un novedoso motín de Esquilache con escrache, Todo vale con tal de cargar contra los concejales de Podemos, ora áquel de los tuits de humor funerario, ora unos revoltosos guardias de la gorra, gora los titiriteros de las marionetas vasco-yihadistas. ¡Ay, Carmena!, sólo me faltabas tú, que también los has condenando como si aún fueras jueza y no parte. Mira que lo presentí, por eso tuvo que montar esas candidaturas de nombres poéticos para los ayuntamientos, por si las moscas, y mira si han acudido moscas hasta el panal de rica miel para-podemita. El caso es que gracias a las candidaturas de Ahora Madrid, Móstoles Pide la Palabra, Y Los De Mi Pueblo Cuándo Pasan, (entre decenas) a mí plim lo que hagan estos regidores en sus áreas, que bastante tengo con anunciar, día sí día también, la nueva buena del Gobierno del Cambio (y el referéndum que le he Colau). Más ahora que me siento flex, aposentado en el mismo escaño en el que hasta hace muy poco se sentaba el señor Guerra, el “vice” de Felipe el Odioso. No sé, no sé, pero creo que Pedro, con el gesto de cederme un puesto tan pinturero en el hemi-círculo, aunque se resiste, ya me está ratificando poco a poco como su Arfonso, áquel que dijo que España no la iba a conocer ni la madre que la parió y que ahora no la reconoce ni él.

Postdata: Me presenté en los Goya con pajarita por ver si caía el premio al titiritero revelación y toda la noche me llamaron: “Jefe”. A continuación añadían: “Un gintonic, jefe”. Me confundieron con el camarero y humildemente regresé a mis trapitos de Au Champ.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

2 Kommentare

  1. Pep Gomis dicen

    Cuento para niños: “El titiritero” de Andersen. “Les dije, sin rodeos, que en el fondo todos eran títeres, y entonces arremetieron contra mí y me mataron. ” ENALTECIMIENTO DEL TERRORISMO, ministro del ramo. Que metan en la cárcel a un tal Hans Christian Andersen.

  2. Pingback: Refriega entre hermanos - Revista Gurb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *