El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 44, Opinión
Deje un comentario

La España sin gobierno

Por José Antequera / Viñeta: El Koko Parrilla

José Antequera

José Antequera

España se ha convertido en una obra de Beckett donde nadie entiende ni escucha a nadie. Los cuatro partidos que han salido de las urnas con cierta chance apelan a que es tiempo de negociar, de hablar, de pactarlo todo, solo que aquí, de momento, no negocia ni Dios. España se ha convertido en una guerra de trincheras, como en el 14, donde todos aguardan con el mosquetón cargado, metidos en la zanja, a la espera de matar algún soldado más. Rajoy ya no es poder, sino un pobre hombre con las gafas rotas de un hostión antisistema y el traje lleno de polvo que anda por las esquinas mendigando que le quieran un poco más. Pedro Sánchez sueña con alquilar la Moncloa, y percha tiene para ello, pero no le alcanzan los 90 escaños de mierda (qué vergüenza, noventa asientos para un partido con 136 años de socialismo, ni a uno por año) así que bastante tiene el hombre con que no lo maten los barones en una emboscada gitana por los pasillos de Ferraz. Por catalanista y rojo peligroso.

Por su parte, Pablo Iglesias ya le ha dicho al PSOE que no hay tu tía, que sin referéndum catalán se vaya olvidando del cuento, y Albert Rivera es el hombre duplicado de Rajoy, más joven y apuesto, sin tartamudear tanto, pero poco más o menos lo mismo, o sea que no puede ser alternativa de nada. De modo que las elecciones iban a suponer un vuelco, un cambio revolucionario en España que no iba a conocerla ni la madre que la parió, la extinción del bipartidismo, del turnismo, de la monarquía, de tantas cosas que iban a cambiar, pero henos aquí como siempre, compuestos y sin gobierno. En España es que nunca pasa nada. El único cambio importante es ver quién gana la Liga, si el Barsa o el Madrí, en otra especie de gran turnismo futbolero infumable, y ya ni eso, que rige la dictadura culé. Así que si nadie lo remedia nos volverán a sacar de la cama en domingo para ir a las urnas otra vez, un déjà vu electoral, con lo bien que se está metido en la cama en domingo, entre sábanas soleadas, durmiendo la resaca dura del sábado noche engañoso, abrazado a la piel morena del amor y aspirando el olor caribeño del café recién hecho. Votaremos otra vez y volverá a ganar Rajoy, y votaremos mil veces más y mil veces saldrá el gallego, porque el español siempre vota lo mismo, vota con miedo y sin ideales, vendiendo el alma al diablo si es preciso, aquí se vota a una derecha folclórica aprovechada y caradura que reparte las migajillas decimales del 3 por ciento entre los estómagos agradecidos del pueblo acólito o todo lo más a una izquierda blandurria de un rojo desteñido que parece lo que no es. Aquí siempre se vota a algo que ni es derecha ni es izquierda, ni es chicha ni limoná, sino el mal vicio español de siempre, la comodidad y el conformismo, la siestorra que perdura desde los Reyes Católicos, el másdelomismo secular. Hasta a los catalanes, en otra época emprendedores y honrados, se les ha pegado ya el vicio castellano de la siesta y el trinque a dos manos y no son capaces ni de formar un gobierno soberanista en condiciones. En España nada cambia. De vez en cuando surge una ficción republicana y una algarada callejera asalta las cabalgatas navideñas para destronar a los Reyes Magos, como representantes de la monarquía, y sucederlos por Reinas Magas de la Femen, o le ponen un panfleto republicano entre las manos al Rey Melchor, para que lo lea borracho de güisqui malo, o revientan un par de belenes y los llenan de grafitis antisistema contra el niño Jesús. En realidad nada de esto es una verdadera revolución sino una pantomima, una puesta en escena, un homenaje nostálgico a aquellos años de barbudos anarquistas y quema de conventos, porque al final la carlistada se salda con unos cuantos comatosos etílicos vagabundeando por ahí –perdedores y perdidos puño en alto que se trastabillan por el vino mientras tararean la Internacional–, y unas pobres banderas tricolores pisoteadas en el barro. Luego todo el mundo se va a sus casas a dormir la mona y hasta ahí llega la ansiada y prometida revolución que en Europa se hizo hace siglos pero que por desgracia nunca pasa de los Pirineos.

Al final Rajoy conseguirá apoyos para seguir en la Moncloa o no, las elecciones se repetirán o no, pero eso dará lo mismo porque Pablo Iglesias ya tiene su maletín de diputado con hebillas de oro y forrado con el terciopelo del sistema, o lo que es lo igual, el torito semental de la izquierda está ya marcado y en los toriles para que sea convenientemente toreado por los caciques de la Banca, la patronal y la troika merkeliana, con pase de pecho incluido según la escuela griega Varufakis. Si todo sigue su curso natural, dios no lo quiera, los poderes fácticos lo picarán, le afeitarán la coleta y lo dejarán aseado y perfumado con un poco de aroma socialdemócrata, entre Boss y Dior, antes de lanzarlo al hemiciclo de las mentiras. Como hicieron con Felipe González después de que Felipe fuera Isidoro y antes de que los neoliberales lo convirtieran en el Señor X, Houdini de las puertas giratorias. La revolución en España no es una utopía, es una desgracia, porque aquí no votamos derechas o izquierdas, aquí votamos el cuatro por cuatro coreano con los cristales tintados, el subsidio y la subvención, el plasma de 38 pulgadas y la escapada al hotel de encuentros secretos con querida o querido ya dentro del jacuzzi. Este país está lleno de pobres que se creen muy ricos y votan al gran cacique con la esperanza de que les toque la pedrea del amo y señor. Las elecciones han sido y probablemente volverán a ser muy pronto, pero aquí no ha ganado nadie, en todo caso ha perdido el pueblo, aunque el pueblo aún no lo sepa. Como siempre.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *