Humor Gráfico, Joaquim Bosch, L'Avi, Número 45, Opinión
Deje un comentario

El extraño caso de los discos duros de Bárcenas

Por Joaquim Bosch* / Viñeta: L’Avi

JOAQUIM BOSCH 2

Joaquim Bosch

Discos duros, ¿encubrimiento o accidente?

Acudí al programa El Intermedio de La Sexta para explicar que la Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado reabrir la causa por la destrucción de los discos duros de Bárcenas al considerar que se debe investigar si se ha cometido un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento como forma de obstrucción a la justicia. El caso se ha vuelto a abrir porque la Audiencia Provincial discrepa de las razones que motivaron su archivo y parte de una interpretación muy distinta a la del juzgado de instrucción. Considera que los ordenadores no son solo el continente sino que también están integrados por el contenido. Y así como el continente pertenecía al PP, el tribunal entiende que los ficheros y la gestión de los mismos podrían ser titularidad del trabajador, el señor Bárcenas, y por tanto en ese caso, si se analizan las relaciones contractuales entre las partes, no está nada claro que se puedan destruir unos bienes, unos ficheros que no eran propiamente del Partido Popular. Por otro lado, la jueza de instrucción consideró que el delito de encubrimiento no concurría porque todavía no ha quedado claro si hubo alguna conducta delictiva en la presunta contabilidad B del partido. La Audiencia también discrepa ahí, porque entiende, yo creo que muy acertadamente, que el hecho de que no esté probado todavía si hubo o no irregularidades en la contabilidad no significa que no se puedan aportar elementos de prueba o no se puedan encubrir esas acciones, con lo cual, si quedara impune la actuación de encubrimiento probablemente nunca se podría llegar a saber si hubo contabilidad B o no en el partido. Por ello, el tribunal ordena que se reabra la investigación y que se aclare qué persona o personas ordenaron la destrucción de esos archivos para que continúe la investigación. Ahí podría ser imputado, y en su caso condenado, el cargo del partido que haya ordenado esa destrucción. El auto del tribunal es extenso porque entra en una jurisprudencia sobre puntos que hasta ahora no estaban muy claros, por ejemplo, sobre si es legal o no que una empresa acceda a los ficheros de un trabajador, si puede destruirlos o no, etcétera. Ya hay una jurisprudencia al respecto y al mismo tiempo, como tenemos tantos casos de corrupción en los juzgados, también ha habido una evolución en el asunto del encubrimiento. Ahora ya sabemos que, aunque un delito no se haya probado que se ha cometido, se puede investigar si ha habido actuaciones para encubrirlo. En eso se extiende la Audiencia en su auto y también en llamar la atención en que ha habido algunas cosas raras en este proceso, como que se extravió todo el sumario, lo cual es una anomalía realmente relevante, por lo que se ha tenido que reconstruir el procedimiento como se ha podido para que la investigación continúe en marcha. El expediente estaba formado por muchos tomos, no era como una agujita pequeña de coser. Si al final se detecta que hubo alguien que ordenó destruir los discos duros de Bárcenas para obstruir la acción de la Justicia, esta persona podría ser imputada y en su caso condenada por daños informáticos y por encubrimiento. Es evidente que si se tomó una decisión de este tipo, la de destruir el material, eso no lo hizo el conserje del edificio, debió de ser una persona con directrices claras para llevarlo a cabo. Tanto si fue el presidente del PP, como si fue el secretario general, como si fue alguno de los dirigentes de Génova, si se demuestra podría ser condenado.

Duques de Palma

También contesté a las preguntas de Wyoming y Sandra Sabatés sobre el caso Nóos. En este juicio, el fiscal ha insistido en que sentar en el banquillo a la infanta Cristina es un caso único y una discriminación. Sin embargo, lo cierto es que en estos asuntos, si hay apariencia de delito tributario cometido por un matrimonio, la regla general es que la Fiscalía pida que se abra juicio y se acuse a ambos cónyuges. Si aquí existe una singularidad es la de la propia actuación de la Fiscalía y también sus constantes descalificaciones al juez instructor, José Castro. Discrepo del criterio jurídico del fiscal Horrach y también de la abogada del Estado cuando dice que Hacienda no somos todos. Y agradezco a Castro su enorme esfuerzo en un caso muy complejo, que ha llevado adelante con muchas presiones y con escasos medios.

Posdata

Al final de la entrevista en El Intermedio, al Gran Wyoming le dio por preguntarme por mi familia y yo le dije que era el presentador más simpático de la televisión.

*Joaquim Bosch es portavoz de Jueces para la Democracia

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

L'Avi

L’Avi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *