Humor Gráfico, Número 45, Opinión, Xipell
1 comentario

Carta de Pablo a los felipistas: Pedro tú no eres piedra

Por Xipell

CASTELLON 22042015 XIPELL, HUMORISTA GRÁFICO DE LEVANTE DE CASTELLÓ FOTOS ANGEL SANCHEZ/ACF FOTOGRAFIA

Xipell, El Cronista Montañés

El Cronista Montañés recopila su serie Cartas de Pablo, en las que el supuesto apóstol de lo nuevo se dirige a las tribus ibéricas en esta hora crucial del advenimiento de la Segunda Transición…

… Y Pablo dijo así:

Me ha vuelto a pasar, Pedro me ha traicionado. Mucho se habló de Judas pero, para un servidor, el verdadero traidor es Pedro; ahí lo dejo. Ahora va el tío y, a las primeras del cambio, se apunta al trío del búnker, que es como el de las Azores, pero en la carrera de San Jerónimo. Y es que no aprendo, mucho mirar Juego de Tronos y en cuanto se ponen a jugar a las sillitas (de una complejidad mucho mayor que la serie de culto) el PPC’sOE me deja sin asiento. Claro que yo tampoco soy un tolay, que les exigí aplicar el misterio del Tetraedro de las Confluencias: cuatro grupos distintos y un solo portavoz verdadero; que más que un tetraedro era un teatreo. Nada del otro jueves, mis líneas rojas-oscuras-casi-moradas, y no ha Colau. Pero Pedro que nones, que los grupos mixtos los carga el diablo, que él todavía se acordaba de cuando el PSOE era uno y trino (la Trini). Claro, como él ya tiene bastante terapia de grupos con los barones rampantes y el paje manchego, me soltó que si alguien quería chupar micro que se apuntara a La Voz Kids (y lo de kids no sé si iba por el niño de teta de nuestra mater amamantísima o por Íñigo, que últimamente me viene pixeladito de casa). Lo confieso, ese día me emocioné; haciéndome selfis junto a los leones, me acordé de todos los mártires que se comieron en el circo. Ahora en el circo ya no hay fieras, tampoco en el circo que montamos en Sol (el Cirque du Soleil) eso sí, allí vi a verdaderos virtuosos del diábolo y la flauta mágica, y hasta temerarios tragafuegos. Aunque lo dificil, que es asaltar los cielos, lo dejaron en manos de un servidor. Entre estas cavilaciones y recuerdos, apareció Juan Carlos (no el Borbón) para fundirse en un abrazo tan intenso que parecía que acababa de salir de la comisaría y no el hemi-circo. Mucho se había parlamentado en las jornadas previas sobre el cuadro El abrazo, el símbolo de la Transición, decían; pero qué queréis que os diga, a mí el encaje con nuestro primer intelectual de guardia me llegó más a la patata. Lástima que no pasara por allí un pintor callejero e inmortalizara en un lienzo este apretón fraterno de esta nueva Transición (que es la buena). Luego, contemplando la conmovedora escena, la gente de los círculos hizo un corro y se puso a corear: que sí, que sí, que sí nos representas, y no pude más (a veces no-se-puede) y rompí a llorar como una Magdalena bíblica. Pero no pablemos de mí, hablemos de Pedro, porque nunca perdonaré que, después de perpretar su felonía, le prestara dos senadores a Esquerra y lo de Más, y que a la primera Fuerza del Cambio le haya obligado a formar un grupo confederal y plurinacional con cinco valencianos, doce catalanes, seis gallegos, que parecemos un surtido de ibéricos. Y encima se nos han escindido los cuatro de Compromís que son los fiesteros, los que te montan la paella y se traen a la charanga del pueblo.

Postdata: Pedro, si fueras piedra edificarías Iglesias.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

1 Kommentare

  1. tino dicen

    Me ha gustado,me ha dado buena vibración,sé que está haciendo lo imposible por hacer las cosas con honradez,sé que tiene muchas trabas,pero intentará por todos los medios llevar al pueblo donde ha tenido que estar siempre,confío en que a través de Podemos se acabe de ésta pesalla que hemos estado sufriendo hace bastantes años y toda la mafia que tenemos tanto en el poder PPSOEC’s salgan ya de traicionar a toda la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *