Ada Colau, Número 44, Opinión
Deje un comentario

Café para todos o solo para Colau

Por Ada Colau / Ilustración: Igepzio

ADA COLAU

Ada Colau

Solo hay una receta: respeto y fraternidad. Gracias a esos ingredientes hemos ganado unas elecciones en Cataluña y hemos creado sólidas alianzas en todo el Estado. No hace mucho, Susana Díaz seguía sin entenderlo. “Café para todos o solo para Colau”, dijo, y a mí esa frase me suena a vieja, me suena a pasado. La frase y la estrategia que hay detrás: confrontar pueblos para sacar rédito político. Una estrategia irresponsable que nos ha llevado a un bloqueo del que no saldremos con más crispación y polarización, sino con más respeto hacia la diversidad y con más fraternidad entre pueblos. Fraternidad no es una palabra vacía. Llevamos años practicándola en las calles y ahora también en las instituciones: defendiendo la vivienda, la sanidad y la educación para todos mientras otros aprobaban la ley del desahucio express y cambiaban la Constitución en una noche, recortando los derechos de todos y blindando privilegios para algunos. Así que no nos dé lecciones, señora Díaz, de lo que es defender el “para todos”. Por favor, en lugar de recurrir a esas viejas estrategias, pregúntese por qué su partido ha perdido millones de votos socialistas en todo el Estado, especialmente en los barrios populares. El bipartidismo agoniza. Es preocupante que casi no podamos diferenciar entre unas declaraciones de Susana Díaz y las de Esperanza Aguirre. Difícilmente cambiarán las formas de hacer política las “baronesas” del PSOE o las “condesas” del PP. Es el momento de que lo haga la gente común. Hombres y mujeres que quieren decidirlo todo desde abajo, y que no tienen miedo a resolver los conflictos políticos con la única solución válida en democracia: más democracia.

Referéndum. La celebración de un referéndum en Catalunya no es un cuestión nacionalista sino democrática. Los costes políticos y sociales de persistir en el inmovilismo son mucho más altos que los de permitir que la gente resuelva los conflictos mediante procedimientos democráticos. No tengamos miedo a la democracia.

Quiero dar un mensaje a las mujeres: El 20 de diciembre fue importantísimo para nosotras. Se ha abierto un contexto de oportunidad donde cosas que parecían imposibles están cambiando. Están cambiando las maneras de hacer política. Por eso, hoy más que nunca, las mujeres tenemos que ir a votar. Las mujeres tenemos que implicarnos y comprometernos para asegurarnos de que esta nueva política que se está construyendo es nuestra política. Se lo debemos a nuestras madres, a nuestras abuelas, a las mujeres que lucharon en la República y en la postguerra, a las que han estado aguantando todo el país y defendiendo los hogares, heroínas anónimas. A todas ellas se lo debemos. ¡Mujeres votemos y reapropiémonos de esta política que aún hoy es machista!

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Igepzio

Igepzio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *