Humor Gráfico, Igepzio, Número 43, Opinión, Paco Sánchez
Deje un comentario

El debate ‘refinitivo’

Por Paco Sánchez / Ilustración: Igepzio

Paco Sánchez

Paco Sánchez

Buenas noches. Bienvenidos al ‘Debate Refinitivo’, organizado por la Revista Gurb, que van a poder ver ustedes en directo en ‘estriñing’. ¿Se dice así? Bueno, ‘in extreming’ o en ‘streaming’. Algo así debe ser. Da igual. El caso es que somos el único medio de comunicación español que hemos logrado reunir a los cinco principales candidatos a presidente del Gobierno en las elecciones generales del 20-D. Sin clones, sin disfraces y sin sorollas, perdón, sin sorayas. Para convencer a todos los candidatos a compartir mesa, mantel y unos dulces hemos tenido que pactar con ellos, sobre todo con el gallego de la barba, unas estrictas condiciones. La principal de ellas es que sólo habrá una pregunta, seleccionada entre las cientos de cuestiones que nos han enviados nuestros lectores.

Una vez contestada esa pregunta por cada uno de los candidatos, ellos podrán seguir el debate en privado en torno a la mesa camilla y lanzarse todos los improperios y ataques que quieran, pero eso no lo podrán ver ustedes en internet. Un servidor, Gurb, que ha interrumpido sus largas vacaciones en Marte para hacer de moderador, estará presente en ese ‘Postdebate Refinitivo’ y les dará a ustedes buena cuenta del mismo en una crónica con pelos y señales en el próximo número de la Revista Gurb, que saldrá publicado después de la elecciones, con el fin de que no influya en el resultado de votación. Por último, una advertencia para que queden ustedes avisados y no les dañe demasiado su sensibilidad: a petición de uno de los candidatos en el debate se podrá beber y fumar. Así que, señor Rajoy, ya puede sacar usted el tintorro, dar su grito de guerra de “¡viva el vino!” y encenderse el habano. Nada más. Suerte a todos y al toro.

Y la pregunta es: ¿Qué piensan hacer ustedes con los marcianos españoles si ganan las elecciones el 20D? Que empieza el que tenga más ganas de hablar.

Alberto Garzón (UP-IU): Si me lo permiten voy a comenzar yo. Es que no me puedo morder más la lengua, pues por primera vez puedo debatir con los demás candidatos y no con los sustitutos. La pregunta es clara y mi contestación también lo será. Si soy el próximo presidente del Gobierno los marcianos españoles tendrán exactamente los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro ciudadano de este país, con sanidad y educación gratuita y universal, y podrán acogerse también al plan de creación de puestos de trabajo que pondremos en marcha. En Unidad Popular-IU no hacemos distinciones; para nosotros no hay ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. No haremos como el PP, ni como seguramente haría Ciudadanos en caso de gobernar, pues estos marcianos deben dejar de ser tratados como apestados. Nosotros defendemos un proyecto en el que caben todos los ciudadanos que viven en este país, se llamen Albert, Rivera o Mariano.

Albert Rivera (C’s): Por alusiones, creo que me toca hablar a mí. Sepa usted señor candidato de UP-IU que a mí me da lo mismo llamarme Albert que Alberto, Rivera que Garzón. En Ciudadanos también creemos en un proyecto para todos los españoles. Y he dicho españoles. En el caso de los marcianos, aunque sean españoles, habrá que estudiar el tema cuando lleguemos al Gobierno. A lo mejor depende de qué parte de Marte vengan. No se puede generalizar. En principio estamos dispuestos a darles a todos sanidad y educación, siempre y cuando busquen trabajo y lo encuentren. Lo que no vamos a permitir es que chupen de la ubre de Mamá Estado por el morro, que es lo que haría Pedro Sánchez o Pablo Iglesias.

Pedro Sánchez (PSOE): Ahora debería hablar yo, pero cedo la palabra al señor Rajoy.

Mariano Rajoy (PP): No, no, Pedro, sigue tú, es que me estoy acabando la copa de vino y me ha dado un poco de hipo.

Pedro Sánchez: En ese caso hablaré yo. En primer lugar quiero decir alto y claro que quien instauró en España el Estado del Bienestar fue nuestro compañero socialista Felipe González, y eso es una verdad como un puño y una rosa, y nadie me lo puede rebatir. Yo no soy Felipe González ni quiero serlo, aunque a veces reconozco me vendría bien un poco de su labia. Pero vamos al grano. Los marcianos españoles no tienen nada que temer si el PSOE vuelve a gobernar este país. Al contrario. Yo les garantizaré todos sus derechos, sean de la parte de Marte que sean. Tendrán sanidad y educación gratuita, y más posibilidades de encontrar un empleo que ahora. Son también españoles y no les vamos a exigir que vayan exhibiendo la banderita. Los socialistas no somos como los del PP, que para creerse más españoles que nadie van por ahí dándole medallas a las vírgenes y obligando a los trabajadores de TVE a jurar la bandera.

Mariano Rajoy: Por alusiones creo que ahora debería intervenir yo, pero es que me estoy terminando el habano y me ha entrado un poco de tos. Así que le cedo el turno a Pablo Iglesias. Habla Pablo, habla.

Pablo Iglesias (Podemos): Bueno, hablaré yo, aunque me jode no ser el último en tener la palabra. Yo les digo a los marcianos españoles que sí se puede. Podemos es un partido multiétnico, multicultural e interracial, y por lo tanto no hacemos distinciones de ningún tipo. Devolveremos a estos marcianos los derechos y libertades que les ha quitado el Partido Popular y que en algunas comunidades autónomas no disfrutan por el apoyo del partido de Albert Rivera a los pupilos de Mariano Rajoy. Así que, sanidad y educación gratuita y universal para todos, vengan de donde vengan, y algún porrillo si hace falta, pero con prescripción médica y con fines terapéuticos. Porque Podemos es la verdadera izquierda, la que defiende a todos por igual, y también la nueva política, alejada del bipartidismo del señor Sánchez. Pero en nuestro proyecto de país caben todos. Sí se puede. Y ahora que hable de una vez el señor Rajoy, y que apague de una vez el puro, que me estoy mareando.

Mariano Rajoy: Pues no se lo van a creer, pero creo que tanto habano y Ribera del Duero me ha afectado a las cuerdas vocales y me he quedado afónico. Pero no se preocupen, en cinco minutos está aquí Soraya. Disculpen ustedes, me voy a La Moncloa a dormir la mona. ¡Viva el vino!… y las Sorayas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Igepzio

Igepzio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *