Ecto Plasta, Humor Gráfico, Número 42, Opinión, Sergio Periotti
Deje un comentario

Sobre París

Por Ecto Plasta / Ilustración: Sergio Periotti

Ecto Plasta

Ecto Plasta

Se me hace muy difícil escribir sobre lo que ocurrió en París hace unos días. En principio porque las muertes están demasiado recientes y no se piensa con claridad. Es difícil vencer en esos primeros momentos de sobresalto y angustia el sentimiento de venganza. En este caso, mucho más marcado por la forma en que se produjeron las muertes. El simple hecho de que un encapuchado se dedicase a disparar de forma indiscriminada hace que todo se vuelva más violento y personal. Quizá esté equivocado, o quizá sea porque lo normal sea poner una bomba, pero esta manera me parece excepcionalmente brutal.

Sin embargo han pasado los días y me sorprendo a mí mismo pensando que en esta ocasión, o mejor dicho, contra estas personas quizá los actos pacifistas y cordiales no sirvan. Vaga por mi cabeza la sensación, la idea, de que poco se puede hacer cuando al contrario, al enemigo (no puedo evitar calificarlos de esta manera) lo único que le interesa es imponer su manera de ver e interpretar el mundo. Parece una de esas discusiones que no merece la pena empezar pues nadie va a ceder y por tanto hay pocas alternativas para llegar a un entendimiento.

Muchos sostienen la idea de que todo esto es culpa de Occidente y de que en el fondo nos lo tenemos, en cierta manera, merecido por nuestras políticas intervencionistas. Es posible que sea así, pero el asunto se me antoja tan complejo que también esto me parece una salida fácil. Como siempre son los ciudadanos de a pie los que sufrimos las consecuencias de lo que sea que se maneja, haga o piense en las altas esferas de los gobiernos y corporaciones. Apostaría a doble o nada que ni los ciudadanos europeos ni los musulmanes están interesados en comenzar una guerra que nadie ganará. Porque en el fondo el problema es ese, las guerras no las gana nadie y la mayoría somos capaces de convivir respetando las diferentes formas de interpretar el mundo.

A pesar de todo parece que es necesario detener a ISIS y sinceramente no veo una manera de hacerlo desde el lado pacífico. Lo malo es que en este caso tampoco parece claro de qué manera hacerlo desde el lado bélico. ¿Contra quién disparar? ¿Quién es realmente el enemigo? ¿Tiene cara? ¿Dónde están? ¿Dónde se esconden?

Son demasiadas preguntas para las que creo que carecemos de respuesta. Es una nueva forma de guerra. O quizá es tan vieja como nosotros mismos, la guerra de guerrillas. Mientras tanto, crece el miedo, crecerá la xenofobia y los partidos de ultra derecha ganarán seguidores y esto sí que es realmente peligroso y debería darnos auténtico pavor.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

SERGIO PERIOTTI

Sergio Periotti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *