El Petardo, Humor Gráfico, Lidón Barberá, Número 41, Opinión
Deje un comentario

Presuntos culpables

Por Lidón Barberá / Viñeta: El Petardo

Lidón Barberá

Lidón Barberá

Querido/a candidato/a:

Enhorabuena en primer lugar por tu designación: pasar de ser un ciudadano casi anónimo a ir en puestos de salida de tu provincia por un gran partido es, para muchos, un motivo de satisfacción. A estas alturas ya habrás aprendido a defenderte de los codazos y de los comentarios malintencionados de personas que querían tu puesto, pero dicen que uno se termina acostumbrando a todo.

Aún te emocionas cuando se te acerca un ciudadano de buen corazón para pedirte que mejores los accesos a la zona más recóndita de la provincia. Por mucho que te acusen tus amigos, defiendes que estás en política para mejorar la vida de los ciudadanos y no para forrarte. Y no es que lo digas, es que te lo crees. Todavía vives en un periodo de luna de miel con tu propia decisión de aceptar tan tentadora oferta. Estás completamente seguro de que vais a ganar y de que vais a cambiar el mundo. Angelitos…

Antes de que un titular de prensa o un desliz te convierta en meme involuntario, te daremos un consejo: revisa tu vida anterior en redes sociales como si estuvieras buscando al autor del crimen del siglo. Mira hasta aquellos primeros tweets inocentes que intercambiaste con amigos durante unas cervezas porque pueden ser la puerta de entrada a un infierno de reproches y de cosas que ni siquiera recuerdas haber dicho.

Mucho cuidado con haber compartido un vídeo de un grupo que te gustaba y que ahora hace apología de cualquier causa extraña. Elimina los chistes, las fotos de fiesta y cualquier vestigio de afición polémica. Convierte tu twitter en algo aséptico, cero polémico. Enlata mensajes y replica los de tus compañeros de partido. Felicita todo lo felicitable y únete a las causas que se convierten en trend topic. Opina, pero solo de lo que te diga el partido y en los términos que marque el programa. Fotos de fiesta también, pero de mitins, de banderitas y de horas de carretera. Quizá algún chiste, pero solo la viñeta de prensa que ataca al adversario.

No nos queda más que felicitarte de nuevo por tu decisión. Te recomendaríamos que no renunciaras a tu propia personalidad, pero eso igual es excesivo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

El Petardo

El Petardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *