Ada Colau, Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 41, Opinión
Deje un comentario

Pobres energéticos

Por Ada Colau / Ilustración: Iñaky y Frenchy

ADA COLAU

Ada Colau

Cita con las urnas. El 20D no es solo una contienda electoral entre partidos para decidir un gobierno y un presidente, es también una batalla entre ideas y entre fuerzas: la fuerza en declive de un régimen agotado (que hará todos los esfuerzos posibles por mantenerse en el poder) contra la fuerza creciente del cambio real y desde abajo, impulsado por la gente común que ha sufrido las consecuencias de la crisis y lleva tiempo luchando por defender sus derechos y libertades. Tenemos que empujar con todas nuestras fuerzas para devolver la política a la gente, para defender el municipalismo constituyente y las alcaldías del cambio, para defender la educacion, la sanidad, el derecho a la vivienda y el trabajo digno. Queremos decidir y queremos decidir en todo. Que el 20D el “SI al cambio” gane al “NO hay alternativa”. Dijimos que no veníamos a ocupar las sillas de otros para hacer las políticas de siempre. Dijimos que pondríamos la institución al servicio de la ciudadanía. Hoy hemos presentado medidas para implementar en Barcelona la ILP de emergencia habitacional y pobreza energética impulsada por las plataformas ciudadanas. Esta nueva ley nos da instrumentos poderosos para luchar contra los desahucios y contra la especulación con la vivienda y los suministros básicos. Vamos a utilizarlos. Estamos dispuestos a dialogar y a negociar con entidades financieras, grandes propietarios y suministradoras. Pero si no muestran voluntad de corresponsabilizarse en buscar soluciones, aumentaremos las sanciones y exigiremos la cesión obligatoria de los pisos vacíos. Lo que no consigamos por las buenas, lo conseguiremos por la ley. Gracias a la presión y la movilización ciudadana, en Barcelona desahuciar y especular con bienes y derechos saldrá caro.

Objetivo: ni un corte de suministros en la ciudad por motivos económicos. Miles de familias sufren cortes de agua, luz y gas por no poder hacer frente a las facturas. Miles de familias, aun pudiendo pagar, tienen que dedicar gran parte de sus ingresos a calentarse, tener agua y tener luz, dejando de cubrir otras necesidades. La situación es grave. Tanto, que en los útimos años hemos tenido que acuñar una expresión para nombrar esta realidad: pobreza energética. Desde el principio de la crisis la renta de las familias ha bajado, y, sin embargo, el precio de la electricidad, del agua y del gas no ha hecho más que subir, al tiempo que subían los beneficios de las grandes suministradoras. Es hora de pedirles que se impliquen en dar soluciones. Igual que a los bancos les pedimos las viviendas vacías que acumulan, a las eléctricas les exigimos corresponsabilidad. Cortar suministros es cortar derechos y no lo vamos a permitir. Por suerte ahora tenemos una nueva ley impulsada por organizaciones como la PAH y la APE, y tenemos toda la intención de hacer que se cumpla. O por las buenas… o por la ley.

Calidad de vida. Uno de los datos que más me impactó durante la campaña fue conocer que la esperanza de vida en una ciudad como Barcelona depende de en qué barrio vives: de los barrios ricos a los pobres puede haber hasta once años de diferencia. No podemos consentirlo: una ciudad desigual es una ciudad enferma. Gastar en salud es invertir en igualdad y en calidad de vida, y esa inversión revierte, siempre, en el bienestar de todos y todas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

Iñaki y Frenchy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *