Humor Gráfico, Lidón Barberá, Luis Sánchez, Número 39, Opinión
Deje un comentario

Territorio ‘fandom’

Por Lidón Barberá / Ilustración: Luis Sánchez

Lidón Barberá

Lidón Barberá

¡Qué tiempos aquellos en los que el fenómeno fan se limitaba a llevar una carpeta forrada de fotos de (la) Súper Pop y a tirarse de las coletas en un concierto de, por ejemplo, Hombres G! Ahora los y las fans son, por encima de todo, consumidores ávidos, activos y naturalmente prescriptores a los que hay que complacer y con los que hay que contar prácticamente para todo.

Contrata a un actor con un fandom activo para una película y poco importará que sea completamente inexpresivo: tienes uno o varios trend topics asegurados. Educa a tu propio fandom para que defienda a capa y espada tu producto (que no deja de ser una persona) en caso de rumores, de errores o de problemas públicos. ¿Quién necesita un desmentido cuando tiene huestes de fans dispuestas a hostigar a quien critique o insinúe?

Los fandoms habitan sobre todo el Tumblr (otro día hablaremos de eso…) y en Twitter. Solo hay que echar un vistazo a los TT cualquier día para encontrar cosas como #FelizcumpleañosXXX para cuando XXX sopla las velas; #XXXestamoscontigo para cuando han pillado a XXX en plena fiesta de sexo oral en una cuneta; o #queremosaXXXenEspaña cuando es necesario movilizarse para que una gira, con todas las implicaciones económicas que lleva, viaje a un país determinado.

En fin, que los fandoms son un chollo porque sirven para hacer parte del trabajo sucio de un relaciones públicas de forma altruista y comunitaria, algo que da mucho más mérito y fuerza. No hay que olvidar que hasta se ponen nombre (Popcrush), justo cuando medio mundo quiere huir de las etiquetas.

Y hemos hablado de músicos y actores, pero no olvidemos que en política hay mucho fanboy y fangirl dispuesto a retuitear non stop las consignas de su ídolo. Las cosas no son tan diferentes.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *