Alfredo Piermattei, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 40, Opinión
Deje un comentario

A vueltas con la Justicia

Por Joaquim Bosch* / Viñeta: Alfredo Piermattei

JOAQUIM BOSCH 2

Joaquim Bosch

Reforma legal inútil. El Gobierno ha conseguido que se apruebe una reforma legal para que las investigaciones penales tengan que cerrarse en 6 o 18 meses, según los casos, sin dar más medios a los órganos judiciales. Esto provocará el cierre en falso de las instrucciones y facilitará archivos y absoluciones. Es especialmente preocupante que se genere impunidad en materia de corrupción. Todas las asociaciones de jueces y de fiscales hemos expresado nuestra oposición a esta reforma. Nunca se había legislado tan al gusto de los corruptos. Desde Jueces para la Democracia reclamamos que no entre en vigor esta medida hasta que no tengamos medios suficientes en los juzgados. Es cierto que somos el único país de Europa que tarda catorce años en terminar una instrucción penal, pero es que estamos a la cola también en el número de jueces por habitante, por detrás de Albania y Moldavia, con lo cual lo que tendría  que hacer el Ejecutivo si no quiere que estos procesos se alarguen sería dotar de medios a la administración de Justicia y reformar las leyes procesales. Tenemos una ley de Enjuiciamiento Criminal que es del siglo XIX, que no tiene nada que ver con la situación social actual, y este Gobierno en cuatro años de mayoría absoluta ha sido incapaz de dotar de medios a los juzgados y tribunales españoles. No ha habido voluntad política. Tenemos un buen ejemplo: el caso Fabra, cuya instrucción y juicio duró más de diez años, donde el Gobierno no aportó a los juzgados de Nules los medios necesarios para que este asunto pudiera estar instruido y resuelto en menos de tres años. Por tanto, la solución es dotar de medios y recursos humanos y materiales a la Justicia y no favorecer estructuras procesales que puedan beneficiar la impunidad. Esta situación en la que nos encontramos, si beneficia a alguien, es a los políticos corruptos.

Cataluña y el diálogo. Sobre la iniciativa del PP para que el Tribunal Constitucional pueda suspender en sus funciones a cargos públicos en Cataluña habría que decir que los conflictos en el ámbito catalán no pueden resolverse con este tipo de maniobras, injustificadas jurídicamente, sino intentando entender por qué allá hay tanta gente descontenta con el actual Estado. Hay que trabajar en aquello que nos une y no en lo que nos separa. Y buscar un espacio común de convivencia, a través de acuerdos constructivos. En todo caso, el Tribunal Constitucional no debe ser el comando de operaciones especiales del PP.

*Joaquim Bosch es portavoz de la Asociación Jueces para la Democracia

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Alfredo Piermattei

Alfredo Piermattei

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *