El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 38, Opinión
Deje un comentario

No se puede inhabilitar a dos millones de catalanes

JOAQUIM BOSCH 2

Joaquim Bosch

Por Joaquim Bosch* / Viñeta: El Koko Parrilla

En la imputación de Artur Mas se han practicado diligencias de instrucción que en cualquier momento político, no solo en el que nos encontramos, habrían sido objeto de discusión. De cualquier modo, es evidente que se está sobredimensionando, en cierta manera, la citación para declarar como imputado del presidente de la Generalitat de Cataluña. Estamos ante un trámite normal, ya que en este momento hay una querella de la Fiscalía y está presentada con una apariencia de que podrían haberse cometido una serie de hechos delictivos en la convocatoria de la consulta del 9N. Por tanto, lo lógico es que el juez cite a declarar como imputados a todos los querellados. Lo que ha hecho el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña es citar a los imputados para que puedan defenderse, como garantía procesal, y para que se aclaren las cuestiones. Otra cosa es que yo mismo, como juez instructor, creo que es bastante dudoso que este asunto pueda terminar en una sentencia condenatoria contra Mas. Por tanto, creo que no hay ninguna politización y que un juez independiente es el que ha resuelto citar a las partes afectadas, en aplicación de la ley, sin que esto suponga en absoluto la declaración de culpabilidad del presidente catalán.

Los argumentos para la imputación del señor Mas no son otros que los que la Fiscalía ha presentado en la querella, donde se dice que se han cometido una serie de delitos de desobediencia, usurpación, prevaricación y malversación. Otra cosa es que se demuestre o no que se han cometido los hechos relatados. Los políticos se enzarzan en sus rifirrafes sobre a quién conviene o a quién no conviene la imputación del presidente de la Generalitat pero ¿qué se supone que debería hacer un juez independiente que está al margen de todos estos conflictos políticos? Simplemente analizar si los hechos encajan en algún tipo delictivo, y es evidente que encajan, e intentar aclarar si es cierto o no lo que dice la Fiscalía. Entiendo que la ciudadanía sobredimensione lo que está ocurriendo pero habría que lanzar el siguiente mensaje: que esto lo ha decidido un magistrado independiente y su decisión es correcta. En cambio, lo que debe parecernos más preocupante es que no se respete la presunción de inocencia y mucho menos en una fase tan inicial del procedimiento. Y sobre todo, debe preocuparnos que se crea que la Justicia es válida para resolver los problemas políticos de fondo. Y esto que digo vale también para la pretensión que hace el Gobierno de acudir al Tribunal Constitucional para que se pueda suspender a cargos públicos. Se puede suspender a un presidente de la Generalitat o a todo un Gobierno autonómico si se quiere, pero no se puede suspender en funciones a los dos millones de catalanes que han votado por opciones independentistas. Por tanto, la cuestión catalana no puede resolverse de ninguna manera a través de medidas judiciales y existe un serio problema territorial de Estado que las distintas fuerzas políticas y las instituciones españolas deberían acometer desde cierto sentido de responsabilidad institucional que no acabamos de ver. A estas alturas, lo que está claro es que hace falta un mayor esfuerzo desde el ámbito político para resolver el problema de Cataluña.

*Joaquim Bosch es portavoz de la Asociación Jueces para la Democracia.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *