Lidón Barberá, Número 37, Opinión
Deje un comentario

Keep it nice, amigo Facebook

Por Lidón Barberá

Lidón Barberá

Lidón Barberá

En el mundo hay dos tipos de personas, los que quieren el botón de no me gusta en Facebook y los que creen que sembrará el caos, desatará guerras civiles y convertirá la red social en un paraíso de los bullys. Tampoco será para tanto.

Mark Zuckerberg anunciaba esta semana que habría algo parecido a un botón de no me gusta en Facebook, una reivindicación de mucha gente y de mucho hater (que también somos personas). Muchos aplaudieron la posibilidad, por fin, de decir que algo te repatea el hígado. Si un amigo publica que se ha quedado sin trabajo, no puedes poner me gusta, tendría que haber un botón de qué putada.

Otros, como los que trabajamos habitualmente con redes sociales de clientes, sentimos pánico: la reacción de un cliente ante un no me gusta en una publicación puede desatar una cadena de decisiones torpes, miedos y presiones que, más que gestionar, habría que torear como se pudiera.

Los grandes abanderados del buen rollo y de la psicología positiva se llevaron las manos a la cabeza y dejaron claro que un dislike equivale a dar un arma de destrucción masiva al bully cabrón que mucho ser humano lleva dentro.

Con la pasta que se juega Facebook, lo del botón de no me gusta se quedará en algo descafeinado. No puedes permitir que empresas que dejan pequeñas fortunas en anuncios y posts promocionados se vayan a casa de morros porque un no me gusta les ha alterado la reputación online. Dramón.

Así que Facebook seguirá siendo el buen chico y su pulgar siempre estará hacia arriba porque parece que arriesgarse a que alguien opine de forma diferente, abra debate o critique es intolerable. Como si fuera de las redes sociales viviéramos en Disneylandia.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *