Humor Gráfico, José L. Castro Lombilla, Lombilla, Número 37, Opinión
1 comentario

Carta a Gurb

Por J.L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

Estimado Gurb:

En qué mala hora se me ocurrió el otro día disfrazarme de Papá Pitufo en la fiesta que dio el director de esta nuestra revista que lleva tu nombre para celebrar su reciente cambio de sexo (se lo ha cambiado de sitio y ahora lo lleva en la frente). Te cuento:

Como a la fiesta también estaba invitado el presidente de la Generalitat don Artur Mas, que como todo el mundo sabe es un ferviente defensor del derecho a la autocolocación del sexo (él mismo, sin ir más lejos, lleva el suyo en la axila derecha), pues cuando me vio con el gorro de Papá Pitufo me tomó por catalán y se ha empeñado en hacer proselitismo conmigo. Y está el hombre tan ilusionado, que, claro, a mí ahora me da no sé qué decirle que yo soy de Bormujos y no de Sant Cugat del Vallés, hermoso municipio barcelonés en el que por no sé qué extrañas elucubraciones de su cerebro él cree que yo he nacido.

Desde ese día, empeñado como está don Artur en captar mi voto, no para de hacerme unos mimos y carantoñas que a mí desde luego me parecen un tanto exagerados, la verdad. Y es que si ve que estornudo, por ejemplo, por evitar que me constipe él va y se mete conmigo en la cama para darme calor procurando así que me ponga bueno y pueda ir el domingo 27 a votar para liberar a Cataluña del yugo imperialista. Y lo peor no es que todas las mañanas me dé un beso al despertar, ni que me traiga a la cama butifarras con judías para desayunar diciéndome «carita de nardo», «capullito de alhelí», «rosa de pitiminí», «carita de madreselva», «tres por ciento de comisión» y otras zalamerías tan hermosas y sentidas. Lo peor, Gurb de mis entretelas, lo peor es que está llevando tan lejos su campaña electoral personalizada que, hasta cuando por culpa sin duda del exceso de butifarra se me hinchan las hemorroides, él, figúrate Gurb, ¡¡ÉL!!, el Molt Honorable Senyor Artur Mas i Gavarró President de la Generalitat de Catalunya me las introduce amorosamente con su dedito índice… Ese insigne dedito admonitorio, por cierto, que tan bien sabe utilizar don Artur para señalar al cruel estado español.

Como podrás comprender, ¡ay!, a mí esta situación me hace sentir turbadísimo. A veces, incluso, cuando el prolapso hemorroidal sangra, mostrando su gran sentido del humor don Artur, juega a reproducir con su dedito manchado la bonita escena histórica en la que Carlos el Calvo dibujó cuatro barras rojas en el escudo de Wifredo el Velloso…

Así que, yo te digo mi verdad, Gurb, que estoy ya deseando que se celebren las elecciones esas, que gane este hombre su ínsula Barataria o lo que sea y nos deje a mí y a mis hemorroides tranquilos.

Tuyo afectísimo:

José Luis Castro Lombilla

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

 

1 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *