Artsenal, Humor Gráfico, Lidia Sanchis, Número 34, Opinión
1 comentario

Tres en uno: microrrelatos para bebérselos en el tren

Por Lidia Sanchis / Ilustración: Artsenal

Los Ulises

Ya no podíamos contar con él, ni nunca tendríamos que haberlo hecho. Deberíamos habernos tapado los oídos para no escuchar sus suaves y acarameladas palabras y habernos atado a la pata de la cama para no acudir a sus llamadas. Pero es demasiado tarde. La Policía amenaza con echar la puerta abajo si no abandonamos la vivienda inmediatamente.

*****

El funcionario

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle. Apreté el gatillo y el hombre cayó. Su mirada vacía se quedó flotando en el aire durante un buen rato. Pero yo ya no estaba allí. Abrí la nevera. Solté una maldición. Algún cabrón se había bebido la última cerveza.

Regresé a la torreta. Esa sed no se me iba a pasar en todo el día.

*****

Querer es querer querer

Salió, sigilosa, a estirar las piernas. Las notaba entumecidas después de tanto rato en la cama fingiendo que dormía. Pensó que hicieron bien en comprar aquella casa en el campo porque ahora podía salir al exterior y, casi a oscuras, dar vueltas por el jardín. Sacó el paquete de tabaco de su escondrijo. Se repitió que tendría que dejarlo. Mientras se encendía el segundo, sopesó una posibilidad. Después, otra. Se imaginó dando un beso a sus hijos y dejando una nota. Casi al alba, decidió que era hora de volver a la cama. Quizá pusiera lentejas para comer.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Artsenal

Artsenal

LIDIA SANCHIS buena

Lidia Sanchis

1 Kommentare

  1. Manuel dicen

    Me gusta la idea. Párrafos q parecen situarnos en pleno desenlace de algo. Ilustración gustar tb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *