Ángel Vilarello, Deportes, Opinión
Deje un comentario

Sálvame De-porte

El ex presidente de la Federación de Tenis José L. Escañuela y la ex capitana Gala León. Efe

Por Ángel Vilarello. Miércoles, 8 de julio de 2015

Deportes

   Deportes

Madre mía cómo está el mundo del deporte, a este paso pronto veremos al patrocinador oficial de la porquería televisiva, léase Telecinco, organizando un Sálvame De-porte con todo tipo de fauna carroñera, aunque tal vez antes tengan que pasarse a cazar alguno de estos especímenes por El Chiringuito, emitido ahora en Neox, con el gran Josep Pedrerol a la cabeza. Para los seguidores de estos programas aclarar que escribo en tono sarcástico. Véase la wikipedia.

Anda el patio calentito, calentito. Nuestros ilustres tenistas han decidido destronar la cúpula de la Federación Española de Tenis, lanzando una bola de set y partido contra su presidente, José Luis Escañuela, que llevaba en el cargo desde 2009. Este buen hombre decidió nombrar a Gala León como capitana del equipo español de Copa Davis, cosa que en sí misma no parece algo reprobable, pero lo hizo sin consultar a los propios jugadores. Y claro, no estamos hablando de una selección juvenil de un deporte menor, sino de dirigir a nombres tan ilustres como Rafa Nadal, David Ferrer o Fernando Verdasco. A esto hay que añadir que nos referimos a un cargo cuyas responsabilidades deportivas no son ni de lejos comparables con las que puede desempeñar el seleccionador nacional de fútbol o el de baloncesto, ya que la capitanía de nuestros tenistas tiene mucho de “premio” a una larga trayectoria en este deporte. Y ahí empezó un empecinamiento más propio de un sordo, que no escucha a quien supuestamente representa, ¿les suena? Pero como la cabra tira al monte, aquí nadie se baja de la burra, y no hay mejor argumento, ni tan español, que sacar a la luz un saco de estiércol que salpique al interfecto, como unas escandalosas cuentas llenas de costosos viajes y estúpidos gastos para despejar la pista de despegue del presi hacia la cola del paro. ¿Dónde habré oído yo esto antes?

Pero aún hay más, que un Sálvame Sport de cinco horas da para mucho. Nuestras chicas futboleras, la selección española femenina de fútbol, también han hecho frente común para, en este caso, echar a patadas a su entrenador, el eterno Ignacio Quereda, y adjetivo su longevidad, pues el susodicho llevaba en el cargo nada menos que 27 años, respaldado por una incontestable virtud, su inquebrantable amistad con el oscuro Ángel María Villar, que curiosamente lleva el mismo tiempo al frente de la Federación Española de Fútbol, aunque aún no sea capaz de vocalizar correctamente la palabra fútbol. El mister en cuestión, que se ha beneficiado del enorme trabajo realizado por muchos clubes en bien de este deporte, mantuvo su cortijo durante años con una filosofía tan simple como efectiva, echar de la selección a cualquier jugadora que osara criticar su trabajo. Hasta hace unos años, solo unas pocas jugadoras sabían lo que era entrenar de manera profesional, y lógicamente fueron las que lanzaron la primera piedra, piedra que cual caprichoso boomerang acabó estrellándose sobre sus cabezas, apartándolas del combinado nacional. Pero la actual generación de jugadoras saben de sobra de qué va esto, compitiendo en clubes totalmente profesionalizados, algunas de ellas incluso en Estados Unidos o en varios de los mejores equipos europeos, y claro, ahora la sucia tiranía que disfrazaba la ignorancia y las escasas ganas de trabajar, ya no cuela.

Tras la publicidad, honrosa etiqueta para esos anuncios tan cutres que protagonizan los presentadores, la cosa sigue. Carolina Marín, nuestra campeonísima del bádminton, y actual número uno mundial, lanza un órdago ¿adivinan a quién?, pues claro, al presidente de su federación, el señor David Cabello. Tras lograr numerosos títulos y ser conocida a nivel nacional, lo que deja bien a las claras su mérito teniendo en cuenta el deporte del que hablamos, esta deportista, y el resto de compañeros, se encuentra ante lo que parece un estado de enajenación mental transitoria por parte de su presidente. El señor Cabello ha decidido rebajar la categoría del entrenador de Carolina en el estamento federativo quien, al parecer, según dicen los entendidos, no solo la ha llevado a lo más alto, sino que es el verdadero responsable de elevar a España a la categoría de país de referencia en este deporte, hasta el punto que su metodología de trabajo es conocida a nivel internacional como “método español”. Toma moreno. Y por si fuera poco, a todo esto hemos de sumar el hecho de que la federación, presidente a la cabeza, tiene otro lío de pelotas (o de volantes en este caso) con los derechos de imagen y los patrocinadores. Pobres “presis”, si es que ven un charco y no lo pueden evitar, ahí van, de cabeza.

Para un próximo capítulo, varios desenlaces y nuevas tramas. Por lo pronto, ya amenaza Joan Laporta con volver a presidir el F.C Barcelona, ante el regocijo de los productores de cava y las salas de fiestas. Titulares asegurados, ahora que ya no disfrutamos del siempre resultón José Mourinho. Ahora debo dejarles, me he imaginado presentando el Sálvame De-porte, a Jorge Javier con mallas, calentadores y cinta en la cabeza, y creo que se me ha cortado la digestión.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *