Alaminos, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 34, Opinión
Deje un comentario

El mayor recorte a las libertades de nuestra democracia

Por Joaquim Bosch* / Ilustración: Jorge Alaminos

JOAQUIM BOSCH 2

Joaquim Bosch

Entra en vigor el mayor recorte de libertades de toda la democracia con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal. Se castigará con prisión y multas muy elevadas toda una serie de conductas vinculadas a la libertad de expresión y al derecho de manifestación. El Gobierno no es capaz de convencer de su gestión con argumentos y ha recurrido a intentar silenciar a quienes protestan. Ante concepciones propias de un estado policial, hay que ejercer con firmeza los derechos fundamentales de forma pacífica. Aportar ideas para una sociedad democrática plural. Y pensar que estas normas pasarán algún día a la historia, como ocurrió con las del régimen anterior.

Hasta hoy, en el ámbito penal había toda una serie de conductas, como manifestaciones ante el Congreso, escraches pacíficos o protestas contra los desahucios hipotecarios que no constituían ninguna infracción penal. A partir de ahora, con la recién aprobada ley mordaza, lo que el Gobierno pretende es sacar del control judicial estas conductas para convertirse en juez y parte y poder castigar a los ciudadanos con sanciones económicas que son claramente desorbitadas. Pondría un ejemplo: la desobediencia a un policía. No estoy de acuerdo con que el ciudadano desobedezca a un agente de policía pero hasta ayer mismo, en mi juzgado, la condena habitual por esta conducta estaba fijada entre cien y doscientos euros, aproximadamente. Esta pena el Gobierno, tras la ley mordaza, la convierte en una multa de 30.000 euros y aplica directamente el poder político sobre la conducta penal, constituyéndose en juez y parte. Es evidente que esto genera un efecto disuasorio en la sociedad a la hora de defender las libertades y los derechos civiles de las personas. Quien vaya a una manifestación a partir de ahora debe saber que al primer conflicto que se produzca y desobedezca a un funcionario de policía puede ser castigado con 30.000 euros de multa.  Es más que evidente que esto genera problemas de constitucionalidad, como también lo genera el hecho de que pueda impedirse a los ciudadanos que graben con cámaras a los agentes cuando están ejerciendo funciones públicas.

Todo lo referente a la ley de seguridad ciudadana es francamente desechable porque era absolutamente innecesario. Ninguna otra fuerza política había reclamado en ningún momento que se limite el derecho de manifestación, lo cual nos indica que el noventa y nueve por ciento de las manifestaciones que se producen en nuestro país son pacíficas. Por tanto, era innecesaria esta ley. Y no solo eso, sino que hay que decir que con ella entra en vigor el mayor recorte de libertades de toda la historia de la democracia. Es muy preocupante lo que está sucediendo por todo lo que nos recuerda. Aunque se ha dicho que la ley mordaza se parece a aquella ley de vagos y maleantes, a lo que se parece en realidad esta legislación es a la ley de orden público del franquismo de 1959, que indicaba en su artículo segundo que serían castigados todos aquellos que atentaran contra la unidad política nacional y espiritual de España. Por si fuera poco, estas conductas eran castigadas por orden de los gobernadores civiles, no por jueces. Por consiguiente, aquella vieja ley no puede tener mayor parecido con la ley que plantea ahora el Gobierno. Con todo, lo más preocupante es que no se respete la pluralidad ni el derecho a la crítica que tiene la sociedad y que se transforme la situación en una concepción casi de régimen político, mandando al ciudadano la consigna de que quien se enfrente con el régimen será castigado con multas desorbitadas que van a limitar el ejercicio de sus libertades.

*Joaquim Bosch es portavoz de Jueces para la Democracia

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Jorge Alaminos

Jorge Alaminos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *