El Koko Parrilla, El Petardo, Humor Gráfico, Número 33, Opinión, Tonino Guitián
1 comentario

El Quijote

Por Tonino Guitián. Viñeta: El Koko Parrilla y El Petardo

Tonino Guitián

Tonino Guitián

Una amiga que estaba encargada por el ayuntamiento de Madrid para asesorar al grupo UPyD por no sé qué acuerdos burocráticos, se ha quedado sin trabajo. Las últimas elecciones han acabado con un ERE en el partido y por ese motivo ella me preguntaba si, ya que había adquirido experiencia y ayudado a denunciar las corruptelas de este país, le sugería alguna formación política donde pudiera seguir los pasos que había iniciado. Sin pensarlo dos veces le dije que se sumara al proyecto de Albert Rivera. “¿Albert Rivera? –me respondió– Pero a mí no me gusta, que son muy de derechas.” “Ya, pero si quieres medrar es el partido que va a estar en todas partes haciendo sus proyectos y del que tarde o temprano se van a necesitar sus bisagras”, le respondí antes de que concluyera que ella lo que quería era hacer algo por los demás en política, no medrar.

No es que quiera decir que Ciudadanos es el partido donde debe colocarse cualquiera que quiera medrar y escapar del sambenito de las últimas y extensas corrupciones de la derecha; lo que realmente me parece importante es que gente como mi amiga que quiere hacer política para que las cosas vayan mejor debe haber bastante, pero que además coincida con que no quieran medrar hay muchas menos. Quizá es la tranquilidad de su plaza de funcionaria, claro está, pero tampoco creo que uno quiera ayudar en esa jungla que es la política sin recibir a cambio una cierta estabilidad en el futuro.

La estabilidad de Albert Rivera en el futuro, como ha quedado más o menos claro, pasa por dos puntos muy complicados que convergen en las famosas virtudes de la mujer del César, ser honrada y parecerlo, en este caso traducidas en apoyar a la derecha negando cualquier posibilidad de lucro a cargo del erario público. Es el problema de todos los partidos emergentes y lo que más se le ha observado a los de Podemos, pero en su caso ninguno va a tener el dilema de mezclarse con la mayor ola de vandalismo público de los últimos años.

¿Podrán desvincularse de las exigencias de los partidos mayoritarios con los que han hecho pactos? En el caso de Podemos o partidos de izquierda de diversa índole nacionalista, la necesidad de cambiar los ayuntamientos podridos después de años de mayoría absoluta han facilitado los acuerdos. En el caso de Ciudadanos es la necesidad de la derecha de permanecer en el poder con la promesa de no caer en los excesos. Más difícil parece enderezar un árbol torcido que arrancarlo y plantar otro en su lugar. No sabemos qué dará el injerto de este nuevo partido en el tronco carcomido del PP, pero en el caso remoto de que el sentido común pueda volver a inundar las ideas de esta facción, esperemos que sea en buena hora y crezca una derecha más a la europea en vez de nuestros reaccionarios rancios de toda la vida. Sin embargo, a la hora del recuento de las lentejas, lo de medrar siempre pesará mucho más que las ganas de cambiar las cosas y la gran energía fagocitadora de la corriente ultraliberal que inició Aznar hará que en la balanza pese más la vulgaridad del comerciante que el idealismo del joven poeta. Y de poesía y esas cosas, en este país, aparte de El Quijote que casi nadie se ha leído, poco queda ya.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

El Petardo

El Petardo

1 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *