Cipriano Torres, El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 30, Opinión
Deje un comentario

Las madres

Por Cipriano Torres / Ilustración: El Koko Parrilla

Cipriano Torres

Cipriano Torres

El último negro muerto en EEUU, por la acción de la policía, es Fredy Gray, y ocurrió en Baltimore, ciudad independiente del estado de Maryland. Para protestar por la muerte del joven salió una muchedumbre a la calle, harta de otro nuevo exceso policial, que no tiene freno cuando se trata de personas negras, tal como hemos visto por grabaciones no controladas por la Policía –grabaciones que aquí el mariano y pío José Fernández quiere prohibir–.

El lunes, mientras se producían los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía de la ciudad, una mamá veía la tele, pero entre el gentío vio a su hijo, un pollo adolescente que, con la cabeza tapada por una capucha, lanzaba piedras. No se lo pensó. Se levantó del sofá, se fue a la calle, buscó a su gallito peleón, y a guantazos, diciéndole que se quitara “esa maldita capucha” se lo llevó a casa.

El vídeo que está dando la vuelta al mundo no deja duda. Es una madre de las de antes. Vemos al polluelo agachar la cabeza, soportar con resignado estoicismo, y dejarse llevar por los empujones de mamá como un dócil corderillo, como tantas veces hemos hecho más de uno, dejando por el suelo nuestro orgullo ante la mirada entre atónita y de alivio de nuestros amigos. Uno se emociona al ver las imágenes porque se reconoce en esos valores. Las madres no se andan con tonterías. Y los hijos obedecen. Punto. Seguro que a ese adolescente –ahora no es momento de otras consideraciones ni matices– jamás lo veremos en programas como Hermano mayor, a donde acuden las familias pidiendo auxilio por haber confundido amor con darle al hijo todo lo que desea, criando poco a poco a un gilipollas que sólo obedece su santo deseo. Viva esa madre. Y eso chico.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *