Humor Gráfico, L'Avi, Número 31, Opinión, Rosa Palo
Comentarios 2

Instituto Tavistock

Por Rosa Palo / Viñeta: L’Avi

ESTHER-BAEZA-(ROSA-PALO)

Rosa Palo

Aquí estoy, en mi jornada de reflexión. He empezado ya a darle al magín porque, como soy de metabolismo lento, necesito dos días para hacer un juicio meditado acerca de estas nuestras elecciones. Pero, en medio de mis razonamientos, me asalta de pronto el temor de que mi pensamiento pueda estar mediatizado, influido o manipulado más de la cuenta. Y la culpa la tiene Íker Jiménez.

Servidora no ve ni oye programas sobre el más allá: primero, porque creo tanto en los espíritus como en la posibilidad de que Michael Fassbender se cuele una noche en mi cama. Y segundo porque, siguiendo mi línea de coherencia habitual, todas esas historias de aparecidos, muertos y seres de ultratumba me dan miedo, canguele, cague, julepe, pavor y terror. Vamos, que me evacuo viva como Chabelita en Supervivientes.

En fin, que me encontré de casualidad la otra noche con Íker Jiménez, ese hombre intenso con retórica de hipnotizador y una frente donde podría aterrizar una nave nodriza. Y me enganché, claro, porque anunció la intervención de un experto en momias y pensé que iba a salir Dinio, el ex chulazo cubano de Marujita Díaz. Pero no, el experto era un señor que se dedicó a afirmar que el supuesto alienígena de Roswell ni era alienígena ni era ná; más bien era como la cabra de la canción, que ni era puta ni se llamaba Asunción.

 Tras la intervención de la autoridad en despojos humanos, Íker pasó a desarrollar conjeturas acerca de un organismo con nombre de checheno malo de película de James Bond: el Instituto Tavistock. Según Jiménez, esta institución ha protagonizado diversas teorías de la conspiración, ya que se supone que forma parte de una maquinación global que dará lugar a un Nuevo Orden Mundial, manipulando psicológicamente la población y lavándole el cerebro a través de los medios de comunicación. Acabáramos: eso explica la presencia de los tertulianos en televisión, la música de Camela y el éxito de Isabel Gemio. Pero sigo sin saber si la alferecía que me entra cada vez que veo un político es un problema de nacimiento o es el resultado de años de manipulación psicológica, porque lo cierto es que veo a Rajoy y me dan ganas de meterme astillas debajo de las uñas; veo a Pedro Sánchez y su discurso me resulta tan soso, inane e insubstancial como una sopa de sobre; veo a Cayo Lara y… no, a Cayo Lara ni lo veo, al pobre. Encima, y por si fuera poco, he comenzado a desarrollar una extraña cromatofobia hacia el lila y el naranja, tan radical que me ha obligado a deshacerme de la mitad de mi vestuario de verano. Y así estoy. Perdida, sin rumbo y en el lodo. En el que nos han metido ellos.

Pero esta desafección política no es resultado de la manipulación por parte del Instituto Tavistock; es simple comprobación empírica de la realidad, desilusión amarga y desencanto con carácter preventivo. Por mucho que Paul Auster diga que, para los que no tenemos creencias, la democracia es nuestra religión, me temo que lo mío va a ser un agnosticismo llevado al extremo, originado por la cantidad enorme de mentiras, estafas e incompetentes que nos hemos tenido que tragar durante estos años en los que nos han dado por todos lados y desde todos los lados.

A pesar de ello, tampoco hay que descartar que mi animadversión política sea producto de una mutación genética, aunque ya me podía haber tocado otra. Comer sin engordar, por ejemplo. Pero no, me ha tocado ser la Mujer Elástica, que puedo estirar mi estómago hasta hacer que me quepan holgadamente trece bocadillos de panceta, un rinoceronte blanco y cinco barriles de cerveza. A ver si en vez de irme al Instituto Tavistock, voy a tener que apuntarme en la Escuela de Jóvenes Mutantes del Profesor Xavier. O a Corporación Dermoestética.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

L'Avi

L’Avi

2 Kommentare

  1. Comparto tu cromatofobia y, dado que… te recomiendo, si no lo hiciste ya, el visionado de “Shame”.
    Salu2 y enhorabuenas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *