Humor Gráfico, José L. Castro Lombilla, Lombilla, Número 30, Opinión
Comentarios 4

Carta a Gurb

Por J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

Estimado Gurb:
Acabo de declararle la guerra a los Estados Unidos de América. Te cuento:

Resulta que para documentarme en profundidad sobre el Tratado de Libre Comercio entre los EE.UU y la UE que tan en secreto se está negociando, le pedí una interviú al presidente de aquel país en territorio neutral, un pueblecito español llamado Villar del Río, por ejemplo. Como el presidente aceptó, para preparar la entrevista en condiciones me desplacé a dicho pueblecito acompañado de varios de los colaboradores de la revista que querían conocer a tan insigne prócer mundial. Tonino, Gatoto y Francisco Cisterna querían además tocarle las ubres, pues, según decían, eso de tocarle las ubres a un presidente de Estados Unidos de América suele mejorar muchísimo la potencia viril… En fin, que allí estábamos todos ilusionados con poder charlar con el hombre más poderoso del planeta a ver si nos aclaraba un poco las cosas acerca de ese tratado que tanto está dando que hablar. Bueno, todos menos José Antequera que vino disfrazado de Fernando Arrabal gritando: «¡El apocalipsis va a llegar…!», «¡Yanquis go home!», «¡Quieren convertir a Europa entera en una colonia y recuperar el derecho de pernada para las grandes multinacionales!», «¡Obama, mamón, métete tus transgénicos por el culo!», «¡Donde se ponga Bibí Andersen que se quite Marilyn Monroe», y cosas aun peores…

A pesar de sus advertencias, debo reconocerte que ignoramos bastante al bueno de Antequera, quien, en plan Casandra despechada, no tuvo más remedio que irse a buscar trabajo en una tragedia griega como sacerdotisa de Apolo. Pero antes, por lo que pudiera pasar, dijo, él quería que por favor le pidiéramos a los americanos en su nombre una máquina de coser…

Una vez libre de las molestas profecías y lamentos de José Antequera, los demás nos dispusimos a esperar, como Dios manda, al ilustre representante del tío Sam: Lidia Sanchis, Carmen Fernández, Rosa Palo, Lidón Barberá y yo nos vestimos de flamencas y ensayamos esta bonita coplilla: «♫Barak Obamaaaaa, te recibimos con alegríaaaaaaa…♫». Paco Sánchez, Cipriano Torres, Jorge Alaminos y Artsenal se disfrazaron de repelente niño gafotas para soltarle un sentido discurso de bienvenida al presidente y su séquito. Xipell, Luis Sánchez, Javier Montón, Juanma Velasco, El Petardo, El Koko Parrilla, Javi Álvarez, Adrián Palmas, LaRataGris, Bohigues, Ecto Plasta, Juan Ramón Carneros, El Dibujante Indignado, L´Avi, Igepzio… y todos los demás, se calaron bonitos sombreros cordobeses en espera de poder agitarlos al aire para saludar convenientemente a ese santo varón cargado de barras, bombas y estrellas.

Mas, hete ahí, Gurb de mis entretelas, que el malaje del Obama ese prefirió irse con Angela Merkel a una orgía neoliberal dejándonos compuestos de extras berlanguianos y sin novia. Así que, yo, ni corto ni perezoso, para vengar tal afrenta he decidido declararle la guerra a los Estados Unidos de América de igual forma que en 1956 La Codorniz se la declaró a Inglaterra. ¡Y que sea lo que Dios quiera!

Tuyo afectísimo:
José Luis Castro Lombilla
Post scríptum:
Finalmente creo que José Antequera tenía razón y el Tratado de Libre Comercio es una mierda muy grande.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

4 Kommentare

  1. Lombilla dicen

    Jajaja, por algo es presidente del país más poderoso, Paco…
    Qué buena estatua de la libertad has hecho, Gatoto, jodío…
    Y sí, Jorge, tenemos que hacer ese discurso juntos con Antequera, para acojonar al Obama. Abrazos

  2. Jajajaja. Pepe Luis, es justo justo lo que pasó: nos quedamos con el discurso preparado pero sin welcome; aunque el mío iba en la misma línea que el de nuestro contestario director Jose Antequera.

  3. Paco Cisterna dicen

    ¡Y que ubres tenía el condenao! No consigo quitármelas de la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *