Alfredo Piermattei, Humor Gráfico, Número 28, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

O mordaza, o mores!

Por Tonino Guitián / Ilustración: Alfredo Piermattei

Tonino Guitián

Tonino Guitián

Asistí por plasma a la sesión plenaria del Congreso durante la promulgación de la nueva legislación de excepción para lo que han querido denominar la “batalla” de las elecciones, batalla que unos celebran con todos los medios a su disposición y otros con las manos atadas. Lo recuerdo bien porque fue poco antes de que aplazaran el juicio de Gürtel hasta después de las elecciones, de que la Generalitat Valenciana que rige mi destino en lo universal subiera un 80% su gasto en publicidad institucional y de que un nuevo equipo de periodistas bienpensantes se uniera a los informativos de RTVE para reforzar a la plantilla. Llamazares insistió en que lo que más grave le parecía de todo era la nueva denominación de terrorismo y en que la cadena perpetua disimulada fuera la forma civilizada de la pena de muerte.

Digo yo que si en una familia actual el o la cabeza de familia usara estas mismas normas, todo funcionaría con la perfección Disney, sólo que obligatoriamente: nadie podría opinar más allá de lo establecido, ni oponerse a las decisiones unilaterales del prócer, se le podría sancionar con un delito que comprometiera para siempre el futuro de los componentes de la familia y ser tratados de traidores o encerrados para siempre en su habitación hasta nueva orden.

Como muchos de nosotros procedemos de esas familias castrantes que veneraba el franquismo no hace falta hacer muchos símiles. Lo autoritario puede servir para un rato, como es el caso de las elecciones, pero no para mucho tiempo porque la gente y los hijos se rebelan. De modo que el cambio de legislación, que además no ha hecho nada para evitar la corrupción en los partidos políticos excepto un aumento de penas que nunca se llegará a aplicar, sólo se puede entender como otra argucia legal más para intentar ganar unas elecciones que desde el primer día de mandato, cuando echaron el programa electoral a la basura, estaban ya perdidas. No sé si se puede llamar a algo que se elige en el Congreso una prevaricación, supongo que no porque sería rizar el rizo, pero creo que, en este caso, por mor de conseguir doblegar completamente al país a la tiranía democrática, ese gran invento del Partido Popular que insiste en que el futuro está en conseguir esclavos voluntarios, lo han rizado en un tirabuzón hecho con acero toledano. La batalla está amañada, y las leyes pasarán a regir nuestro presente cotidiano con la suavidad de un veneno insípido de los que matan lentamente.

*****

Alfredo Piermattei

Alfredo Piermattei

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *