Ecto Plasta, El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 26, Opinión
Deje un comentario

La España de Rajoy

Por Ecto Plasta / Ilustración: El Koko Parrilla

Ecto Plasta

Ecto Plasta

… hay días en que valdría más no salir de la cama
en solo un minuto vi mi vida cambiar…

Aunque la canción de Nacho Vegas que contiene este estribillo no tiene nada que ver con Rajoy ni con el PP, sí que, ese pequeño extracto sacado de contexto, dice mucho de lo que ha sucedido estos últimos años en este país que tan magistralmente mal gobierna Don Mariano y su tropa de neoliberales.

Lo malo es que todavía no hemos tocado fondo, aún queda tiempo para un último alarde, para un último salto mortal con triple pirueta, para apretarnos las tuercas un poco más. Todo vale ya en estos últimos coletazos de un Gobierno que siente cerca su fin o que por lo menos lo vislumbra como posibilidad. Da lo mismo lo ridículo de la propuesta, nuestros ministros cobran al peso la estupidez. Recemos todos y bendigamos la mesa. Convirtamos el agua en vino como en las bodas de Caná. Creemos un millón, o dos, de puestos de trabajo.

Vivimos en un país de parados preparadísimos, con gran talento, con grandes historias, con brillantes pasados e inciertos futuros que vieron su vida cambiar por la avaricia desmedida de cuatro pillos de medio pelo que se mandan mensajes de apoyo y amor eterno, fieles al dinero, al capital y al sobre bajo manga. Tan egoístas que no se conformaron con un puesto vitalicio de jubilación y quisieron llevarse antes todo lo posible decidiendo hacerlo como Atila y los hunos. Seguramente de pequeños no tuvieron sueños y decidieron apropiarse de los de un par de generaciones. No sé si hay una edad para dejar de soñar, pero sí sé que hay políticas que prohíben hacerlo.

Lo más grave es que la frustración y la impotencia no pasará. Hay quien dice que lo olvidaremos pronto y quizá tenga razón, pero la inseguridad se quedará en nuestro subconsciente. La fragilidad que hemos visto en las instituciones, la corrupción. Las privatizaciones no tendrán vuelta atrás y todas esos servicios públicos se perderán, se olvidarán y a buen seguro nos intentarán (ya lo hacen) convencer de que así estaremos mejor, seremos más modernos, más civilizados, más 3.0.

Permítanme que termine con una estrofa de otra canción que seguramente tampoco tiene nada que ver.

Antes daban fuerte, hoy lorazepam
y mil pastillas más, si lo hago mal.
Sé bueno, y no salgas feo,
es mentira que el deseo siempre es verdad.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *