Humor Gráfico, Javier Montón, Jovi, Número 25, Opinión
Deje un comentario

Seis maneras de ser Pujol

Por Javier Montón / Ilustración: Jovi

Javier Montón

Javier Montón

Podría plantearse como un concurso televisivo.
“El padre, Jordi; la madre, Marta; y sus siete hijos: Jordi, Marta, Josep, Pere, Oriol, Mireia y Oleguer. De todos ellos, sólo uno no está imputado por la Justicia. ¿Podría usted decirnos quién es? ¡Tiempo!”.

O explicarlo como un cuento:
“Érase una vez una familia numerosa muy conocida en Cataluña. El papá, Jordi, era muy bajito pero listo como él solo. El abuelito se dedicaba a los negocios pero él se inclinó por la política, actividad en la que prosperó hasta llegar a ser presidente de la Generalitat durante 23 años seguidos. Cuando se hizo viejecito, en vez de perder la memoria, que es lo que les suele pasar a las personas normales, la recuperó y confesó que tenía guardados unos dineritos en un país extranjero y que no había pagado lo que le tocaba porque nunca supo cómo hacerlo y porque tenía miedo. ¡Muuucho miedo! Desde entonces la vida se les ha complicado a Jordi, a su mujer, Marta, y a sus siete hijos, dos chicas y cinco chicos. Unos señores muy serios, los fiscales y los jueces, dicen que si se demuestra que han sido malos, pueden ir todos a la cárcel. Y colorín, colorado, este cuento aún no ha acabado”.

Cabría tirar de crónica social para reseñar que:
“La familia Pujol-Ferrusola, destacada saga de rancio abolengo catalán, católico y nacionalista, no pasa por su mejor momento. A las diferencias con el fisco que mantienen ocupados al patriarca, Jordi Pujol i Soley, y a su señora, Marta Ferrusola, se le unen los desencuentros con la Administración de Justicia en que se hallan envueltos seis de sus siete vástagos. El ex máximo mandatario catalán, miembro destacado de la vida barcelonesa, confía en que podrá demostrar que su proceder con respecto a los fondos económicos de la familia ha sido escrupuloso con la legalidad”.

Una narración meramente descriptiva destacaría los delitos que se le imputan a cada uno de los Pujol.
“–Jordi Pujol i Soley: se le acusa del cobro de sustanciosas comisiones pagadas presuntamente por Ferrovial a Convergència i Unió para obtener contratos multimillonarios con la Generalitat. Es el ‘caso Palau’, llamado así porque los pagos se camuflaban como donaciones al Palau de la Música. Igualmente, se le acusa de no declarar los 4 millones de euros que recibió en herencia de su padre Florenci. También se investigan como de procedencia dudosa los fondos familiares depositados en la Banca Privada de Andorra, algunos de ellos ingresados en efectivo. Por todo ello, Pujol está imputado por blanqueo de capitales y delito fiscal.
–Marta Ferrusola i Lladós: imputada, al igual que su esposo, por delito fiscal y blanqueo de capitales.
–Jordi Pujol Ferrusola: a la imputación por blanqueo de capitales y delito fiscal se añade la reciente imputación por la gestión de la herencia que su padre alega como origen de la fortuna familiar.
–Marta Pujol Ferrusola: arquitecta, casada con un afamado colega mexicano con el que comparte estudio. Además, desde 1996 ocupa una plaza como funcionario técnico superior en Arquitectura en el Ayuntamiento de Sant Vicenç de Montalt (comarca del Maresme, provincia de Barcelona) sin haber pasado por ningún concurso público ni oposición. Nueve horas de dedicación a la semana le reportan 2.264 euros mensuales. En 1999 fue la adjudicataria de siete contratos de obra pública, seis de ellos por adjudicación directa, por los que recibió unos honorarios de 300.000 euros. Se le imputa un delito fiscal por, entre otros conceptos, declarar en 2010 unos ingresos de 16.000 euros en lugar de los 600.000 preceptivos.
–Pere Pujol Ferrusola: ingeniero agrónomo, ha centrado su actividad en el sector de la consultoría medioambiental, sobre todo enfocada al sector público. En 2010 declaró 200.000 euros en lugar de 800.000, por lo que se le imputa un delito fiscal.
–Oriol Pujol Ferrusola: el único hijo que se ha dedicado de lleno a la política. Era el sucesor natural del ‘president’ Artur Mas. Primero dimitió como portavoz del grupo parlamentario en las Cortes y, 16 meses después de su imputación por tráfico de influencias, soborno y cohecho, lo hizo también como diputado y como secretario general de CDC. La fiscalía considera que se lucró con comisiones millonarias en la concesión fraudulenta de licencias para la instalación de centros de Inspección Técnica de Vehículos (caso ITV).
–Mireia Pujol Ferrusola: actualmente fisioterapeuta, después de muchos años trabajando en el mundo de la danza. No declarar 1.100.000 euros y sí 21.000 en el ejercicio de 2010 la mantiene imputada por delito fiscal.
–Oleguer Pujol Ferrusola: doble imputación (blanqueo de capitales y delito fiscal) para el benjamín de la familia, un licenciado por ESADE a quien la UDEF responsabiliza de disponer de al menos 4,6 millones de euros en la isla de Curaçao y en las Bahamas”.

El artículo de opinión, cargado de rabia e indignación, probablemente agresivo y acaso apocalíptico, se lo dejo a ustedes:
“………………………………………………………………………………………………………………….”.

Y, para no acabar con mala sangre, queda la opción de recurrir al humor, la medicina del resignado. “Si no podía controlar qué hacían cada día todos sus hijos, ¿cómo iba a saber Pujol dónde tenía guardado el dinero? Pero hombre, si llevaba años sin tocarlo… Además, no es para tanto. Como hombre de Estado, el Molt Honorable siempre ha sido un patriota, como lo demuestra que, habiendo podido evadir sus millones a Suiza, Maldivas o la isla de Man, los colocase en Andorra, bello país pirenaico y ahorrador, una de cuyas lenguas oficiales es el catalán. Y a un paso de Cataluña, frontera mediante. Envidio las comidas familiares del clan: las recurrentes conversaciones sobre fútbol y política se transforman en ‘can Pujol’ en simposios y ‘master classes’ sobre ingeniería financiera, optimización de impuestos y otros modos y maneras de marear la perdiz. Todos participan excepto Josep, la oveja negra, la vergüenza de la familia, un pobre diablo al que, de momento, no se le acusa de ningún delito. Y ahí tienen la respuesta a la pregunta que abría este artículo, que hoy se ha extendido casi tanto como la familia Pujol-Ferrusola”.

Jovi

Jovi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *