Cine
1 comentario

Goyas 2015: El cine español es una isla

Por Miquel Mora. Miércoles, 11 de febrero de 2015.

Editorial

      Cine

Lo malo de llevar un montón de años atento a las novedades cinematográficas, y cada vez más al tanto de sus entresijos, lo malo de seguir blogs sobre el séptimo arte y estar a la última de rumores y noticias sobre los últimos estrenos, es que al final los Oscar pierden su encanto. No digamos los Goya.

Uno aún recuerda cómo, más de niño que de joven, aún creía que los Oscar se los daban a las mejores películas, a los mejores actores… Luego, te enterabas de que ‘gente’ como Hitchcock o Peter O’Toole nunca recibieron uno, y a base de seguir los premios año tras año, también te dabas cuenta de que había premios que se otorgaban más por una carrera que por una actuación en concreto, digamos, mediocre… o que a Scorsese le daban el galardón por Infiltrados y no por Toro salvaje o Uno de los nuestros.

En resumen, que acabas viendo premios de este tipo con un creciente distanciamiento y más bien nula ilusión. Especialmente debido a otro problema: y es que con tantos premios anteriores a los Oscar –algo que ya empieza a ocurrir también en nuestro país, con galas como las de los premios Feroz o Gaudí–, queda muy poco margen de sorpresa y llegado el momento, los premios están más que adjudicados.

En fin, que con esta introducción ya me ahorro la del comentario a los Oscar, que están al caer, y nos metemos ya en materia con los Goya, que el próximo año cumplirán 30 tacos. No ha sido precisamente este el año de las sorpresas, y si hubiera hecho una quiniela hubiera acertado los 14. Como era de esperar, El niño –poco más que un capítulo vigoroso de El príncipe, muy lejos de Celda 211, el anterior film de Monzón– salió de vacío, o casi, en realidad con cuatro premios menores: sonido, canción, efectos especiales y dirección de producción.

Y es que La isla mínima era bastante superior, aunque francamente, si esto es lo mejor que puede dar el cine español, mal vamos. Ya lo dije en su momento, impecable ejercicio de cine de género, con reminiscencias de True detective, la serie norteamericana de moda, muy bien ambientada en todos los sentidos, pero sin inventar nada en absoluto, que tampoco supongo que era el objetivo de su director, Alberto Rodríguez, en racha tras Grupo 7.

902639

Foto: Reuters

La lluvia de premios para La isla mínima arrancó con el de mejor actriz revelación, galardón que sobra desde hace mucho, y más si, como es el caso, se lo regalan a Nerea Barros, otra que está impecable… los 5 minutos mal contados que aparece en pantalla. Lo merecía bastante más, por ejemplo, Natalia Tena, que junto a David Verdaguer sostiene 10.000 km., pero se ve que eso de salir en Juego de Tronos igual resta votos. Al menos 10.000 km. se llevó el Goya al mejor director revelación para Carlos Marqués-Marcet… Claro que aquí el premio es para el director novel, algo así como un Progresa Adecuadamente. Y completó el apartado de revelación Dani Rovira por Ocho apellidos vascos, esa comedia simpática y poco más que se ha convertido –que alguien me lo explique– en fenómeno nacional y que también proporcionó los Goya a los mejores secundarios a Karra Elejalde y a Carmen Machi. Lo del primero, con rivales como Eduard Fernández, Antonio de la Torre y el mismísimo José Sacristán, solo se entiende porque era el único que no tenía ya el premio en su estantería –por muy simpático que me caiga– y Carmen Machi, pues ya tocaba.

Puestos a alegrarse, probablemente me quedo con el premio a mejor actriz para Bárbara Lennie por la experimental Magical girl. Y es que esta chica lo ha hecho todo bien desde que la descubrimos en la adaptación de Obaba, aunque entonces, una vez más, el libro fuese mejor.

Y nada que objetar al premio para Javier Gutiérrez –y eso que tenía como rival a Ricardo Darín– porque La isla mínima nos ha descubierto que es mucho  más que el Satur de Águila roja.

Por cierto que otra de las cinco nominadas a mejor película, Relatos salvajes, sí se llevó el premio a la mejor película hispanoamericana. Otro sinsentido.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

1 Kommentare

  1. MikeHammer dicen

    Una anotación sobre el texto; Karra Elejalde no es la primera vez que gana el Goya al Mejor Actor de Reparto. Ya le habían otorgado uno en la misma categoría por “También la lluvia”, en la edición de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *