Entrevistas, Jose Antequera
Comentarios 2

Eleftheria Arvanitaki: “Angela Merkel es sinónimo de castigo contra Grecia”

Por José Antequera. Viernes, 20 de febrero de 2015

Editorial

  Entrevista

Eleftheria Arvanitaki es la diosa de la música griega. Su voz fuerte y poderosa como una columna del Partenón lleva en volandas al pueblo griego en sus movilizaciones contra la troika, contra los recortes y las políticas de austeridad impuestas desde Bruselas. Eleftheria es la cantante griega más internacional y cuenta con miles de seguidores en toda España. “Españoles y griegos sentimos lo mismo. España, musicalmente, es como mi segundo hogar”. Sus letras nacen de la fusión entre lo viejo y lo nuevo, entre Oriente y Occidente, y se han convertido en auténticos himnos de su tiempo, la banda sonora cotidiana de tantos millones de griegos que tratan de sobrevivir a la crisis y recuperar su dignidad. “¿Que qué me suscita el nombre de Angela Merkel? Para mí es sinónimo de austeridad y en cierto sentido de castigo contra Grecia”. Nacida en El Pireo, viejo puerto de Atenas donde se forjaron los barcos que vencieron a la tiranía de los persas en Salamina, Eleftheria forja con su voz otra leyenda, la de un pueblo que se resiste a bajar la cabeza ante una nueva esclavitud brotada dos mil años después: la de los mercados que anulan y aplastan la voluntad de los que nada tienen y ya nada esperan. “Por supuesto que los políticos y los sindicalistas nos engañaron, porque ellos abandonaron al país a su suerte”.

¿Qué opinión te merece Syriza?

Pues que es un partido de fuerzas políticas principalmente de centro-izquierda, que se hizo más fuerte en los últimos años de la crisis y también de personas que pertenecían a partidos de centro. Yo creo que es intención de Syriza ayudar a las clases medias y bajas para que encuentren su camino, pues sufren condiciones muy difíciles en su vida cotidiana. Todos esperamos que el gobierno de Syriza gobierne por el bien del país y de su gente.

2011-psiaxos

Una de las cosas que más se ha criticado de Alexis Tsipras es que haya contado con pocas mujeres a la hora de formar gobierno. ¿Estás de acuerdo con esta decisión?

Bueno, hay seis mujeres en el nuevo gobierno y están colocadas en posiciones muy cruciales, me atrevo a decir que en los puntos claves: diputada de Turismo, Elena Koundoura; viceministra de Inmigración, Tasia Hristodoulopoulou; viceministra de Macedonia-Thrace, María Kollia-Tsarouha; viceministra de Finanzas, Nadia Valavani; viceministra de Solidaridad Social, Rania Andonopoulou; y presidenta del Parlamento griego, Zoi Konstantopoulos. Que debería haber más, por supuesto que sí.

La gente en Grecia lo está pasando mal por la situación de crisis extrema. ¿Cómo ves tú el día a día de la gente que vive en tu país?

Los problemas aparecieron de manera abrupta y violenta. Fueron provocados por los problemas legales con la deuda pública y con la deuda de los fondos de pensiones, que llegaron a ser enormes y empezaron a crecer más y más. Principalmente porque los partidos políticos griegos tenían miedo de perder a sus votantes, ya fueran socialistas (PASOK) o el ala de la derecha, Nueva Democracia. De esta manera el desempleo en el país llegó a alcanzar el treinta por ciento, las tasas de suicidio han aumentado del veinte a un veinticinco por ciento; no todo el mundo puede tener acceso a la salud pública, los elevados impuestos amenazan las propiedades personales. Llegados a este punto, la gente ya solo confía en la filantropía y la solidaridad como medio de vida. Por supuesto que los políticos y los sindicalistas nos engañaron, porque ellos abandonaron al país a su suerte y lo dejaron indefenso, a merced de sus problemas, sin realmente tratar de encontrar soluciones.

¿Es real la ilusión de los griegos ante la posibilidad de un cambio político o es la imagen que nos llega a través de los medios de comunicación y en realidad el desencanto es mayor que la esperanza?

Hay esperanza y el deseo de todos en el país de que el Gobierno logre lo que obviamente tiene que cumplirse: no solo pagar la deuda a los socios de la UE, sino también vivir con dignidad. No se puede mantener un préstamo de dinero y hacer que nuestra deuda sea cada vez más grande en lugar de intentar que como mínimo se mantenga en el mismo nivel. Todos tratamos de hacerlo sobre la base de la situación actual, pero lo que hay es un largo camino hasta llegar al desarrollo y al crecimiento.

¿Qué opinas de Angela Merkel?

Su nombre es sinónimo de austeridad y en cierto sentido de castigo con respecto a Grecia.

_MG_9252

¿Y de Mariano Rajoy?

Nosotros en Grecia vemos a España muy de cerca y tenemos sentimientos de solidaridad con los españoles, ya que se enfrentan a problemas muy similares a los nuestros. Personalmente, pienso en España como mi segundo hogar, ya que nuestros lazos musicales son profundos y fuertes. Es por ello que todas las políticas que hacen tan difícil la vida para la mayor parte de la población de un país tienen que ser reconsideradas por lo menos.

¿Y sobre la troika?

La troika ha sido considerada por muchos economistas del extranjero como una gestión de éxito cuando su plan a menudo se ha caracterizado por ser ineficaz.

¿Crees que Pablo Iglesias y Podemos puede ser una alternativa política de garantías para España?

Esto es realmente algo que deben responder ustedes. Sin embargo, si se centra la política en torno a una vida digna de las personas de clase media y baja, y no sólo de las clases altas, en el bienestar, entonces Podemos sí que podría ser una alternativa política. Cuanto más tiempo pienso que el uno por ciento de la población mundial acumula tanta riqueza como el noventa y nueve por ciento restante, me doy cuenta de que es necesario que se den este tipo de cambios políticos.

Hay mucha gente en España que ve en lo que está pasando en Grecia una esperanza de cambio…

Griegos y españoles sentimos lo mismo…

A tu jucio, ¿cuál debe ser la postura de Tsipras, qué debe decirle Grecia a la troika y a Merkel?

Bajar los tipos de interés, alargar el tiempo de amortización de la deuda, eliminar parte de ella, ayudar al crecimiento económico, mostrar su solidaridad en la lucha contra el fascismo, que llega a un porcentaje de hasta el siete por ciento en nuestro país. Esto no tiene precedentes para nosotros en Grecia.

Pero quizá Syriza no pueda hacer mucho contra el enorme poder de los mercados financieros…

Puede que estés en lo cierto, pero ahora se nos está condenando a una deuda que no sólo nunca podremos pagar, sino también a una deuda que está en constante crecimiento.

Muchos griegos tienen esperanzas de que las cosas cambien, pero ¿hay miedo también en Grecia ante las reformas tan radicales que propone Tsipras?

La propuesta de Tsipras es que Grecia sea una parte de Europa pero que haya una renegociación. No suena tan radical para mí.

_MG_9302

Eres la cantante griega más internacional. ¿Cuándo y cómo empezó tu interés por la música?

La música es parte de mi vida y de mis hábitos cotidianos desde que era una niña. Fue en el verano de 1979, sin embargo, cuando me reuní con un grupo de músicos aficionados, que eran bien conocidos y tocaban en clubes de estudiantes y pequeñas tabernas. Ellos ya tenían una propuesta para unirse a un famoso compositor e intérprete para trabajar en su serie de espectáculos en el invierno de 1980. Así que me uní a este grupo, que jugó un papel muy importante en la escena musical de Grecia durante los siguientes cinco años. Tocábamos rembétika, es decir, las canciones populares que se convirtieron en un género. Este fue un período en el que empezamos a descubrir nuestra historia musical de una manera muy respetuosa.

¿Es la capacidad para aunar tradición y contemporaneidad en tu música el secreto de Eleftheria?

Lo que siempre me ha encantado de la música es el diálogo resultante entre el ayer y el hoy. Cuando las influencias musicales vienen del oeste, pero la historia está cerca del Oriente próximo, es casi inevitable que se cree, que nazca un nuevo lenguaje. Las letras también juegan un papel importante en las canciones, igualmente importante para la música. Mis colaboraciones con músicos, compositores, letristas y poetas abrieron nuevos horizontes a mi pasión, que ha sido cantar. Yo vengo de un país cuyas influencias de Oriente y Occidente musical son intensas y que provienen de muchos, muchos años antes.

Has contado que en tu niñez querías dedicarse a la Arqueología, no es extraño en un país como Grecia. Esta terrible crisis, ¿cómo está afectando al ingente patrimonio heleno?

Sí, eso es lo que yo quería estudiar. Era algo similar a lo que he estado haciendo con la música: buscar las raíces musicales de mi país y, en esencia, aprender su Historia a través de las canciones. No olvidemos que el canto es la más popular de las artes. La crisis afecta a todos los sectores del país. Preservar el arte, conservarlo, incluso acoger a los visitantes de los yacimientos arqueológicos y de los museos se convierte en una tarea muy problemática, ya que los medios y recursos con los que Grecia cuenta ahora para llevar a cabo toda esa labor es de un nivel lamentable.

En tu famosa canción Dinata dices: “Pero como una mujer en la tierra, la noche da a luz a la mañana y todo vuelve a resistir y se hace vida”. Se transmite fuerza y optimismo. ¿Éste es el ambiente que se respira ahora en Grecia tras la llegada al poder de Syriza?

Nuestra vida no mejora diciendo siempre sí. A veces también se necesita decir una gran cantidad de noes.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook.

2 Kommentare

  1. Revista Gurb dicen

    Estimado lector: ‘Dinatá’ es una canción de Eleftheria Arvanitaki pues está interpretada por ella y forma parte de su álbum Méno ektós. Efectivamente está compuesta por Ara Dinkjian y la letra es de Lína Nikolakopoúlou pero no hay ningún error en la afirmación que hacemos, es su canción. Hay muy pocos casos de piezas musicales que aludamos a ellas por su compositor, lo hacemos por el artista que las populariza.
    Lo que en absoluto compartimos con usted es la afirmación de que un artista no puede tener opinión más allá de su profesión. Si se aplicara este criterio existirían muy pocas entrevistas con enjundia por no decir ninguna. Probablemente esa consideración que usted hace nace de la diferencia de opinión con la artista. Eleftheria Arvanitaki , además de ofrecer la valiosísima visión de un ciudadano de Grecia que está viviendo in situ la situación en su país, tiene opiniones muy bien fundamentadas, se esté de acuerdo con ellas o no. Saludos

  2. Dinate no es una canción de Eleftheria, sino de Ara Dinkjian, considerado el mejor intérprete de Laúd Árabe (Oud) del mundo.

    Es posible escuchar en Internet su fantastica interpretación de Dinata junto al tanbien fantastico Arto Tunçboyaciyan… o junto a éste y Eleftheria a la voz, también.

    A pesar de encantarme Eleftheria, para este tema concreto, creo que la interpretación de Ara es muy superior.

    Respecto a las opiniones vertidas por Eleftheria, por más que las pretende diplomáticas, entiendo que otorgamos valor a declaraciones de famosos por más que estos puedan no estar cualificados para que sean razonables o acertadas. Eleftheria, como tantos artistas y famosos, debe dedicarse a lo que hace bien, cantar, y de exponer opiniones sobre ello deberán considerarse, como no, cualificadas. En otras materias debiera abstenerse de hacerlas de modo público porque su exposición sólo puede considerarse interesada y de nulo valor real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *