Humor Gráfico, LaRataGris, Lidón Barberá, Número 23, Opinión
Deje un comentario

Terrorismo y ciencia ficción

Por Lidón Barberá / Ilustración: LaRataGris

“¿Permitiremos a los terroristas tener espacios seguros para que hablen entre ellos? Yo digo que no”. Cuando David Cameron dijo esa frase, me vinieron a la cabeza imágenes de unas cuantas pelis o series de televisión. Fue esa sensación de “esto ya me lo han contado antes”. En la ficción, suele ser también un senador norteamericano, un presidente o un director de la CIA el que decide, en contra del criterio del protagonista, que lo mejor para luchar contra el terrorismo es querer saberlo todo.

Prohibir o descifrar los mensajes de Whatsapp, de email o de cualquier otra plataforma; acabar con el acuerdo de Schengen y seguir convirtiendo los aeropuertos en lugares donde casi cualquier persona es sospechosa de casi cualquier cosa… El debate sobre las implicaciones que puede tener la lucha contra el terrorismo en un (nuevo) recorte de libertades está más que nunca sobre la mesa. En la ficción, un policía patoso o una hacker (ojo, en las películas, las hackers llevan las uñas pintadas de negro) acabarían derrocando al maléfico senador y devolviendo las libertades… ¿Pero que pasará en el mundo real?

Aquí es donde entra en juego el miedo, que quizá debería empezar a ser considerado terrorismo a su manera. Si permitimos que la gente hable libremente, que se junte para tomarse una cerveza o que se vaya de viaje, estamos facilitando el terrorismo. Si no somos conscientes de que debemos renunciar a una ‘pequeña parte’ de eso que llamamos libertad a cambio de estar más seguros, estamos poniéndonos de parte de los terroristas. Y claro, nos entra el canguelo.

Quizá no estemos tan lejos de esa ficción  en la que una máquina se encarga de escuchar todas las conversaciones del mundo y únicamente se fija en las que suponen una alerta potencial de terrorismo. ¿En serio estamos dispuestos a llegar a ese punto?

Lidón Barberá

Lidón Barberá

LaRataGris

LaRataGris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *