Jose Antequera, Número 23, Opinión
Deje un comentario

El terror

Por José Antequera / Ilustración: Artsenal

Lo peor del terrorismo es que nos embrutece a todos, no solo a los verdugos, sino también a las víctimas. El miedo al hombre/bomba, al cinturón bomba, al coche/bomba y a la fiambrera/bomba lleva a la desconfianza, la desconfianza a la xenofobia y la xenofobia ya sabemos a qué conduce, al desastre, al caos, no hace falta decirlo. La imagen de televisión del yihadista encapuchado rematando sin piedad, en el suelo, a un agente indefenso o ésa otra de la Policía francesa acribillando a tiros a la rata, a bocajarro, como quien aplasta a una cucaracha, a la salida de un supermercado judío, nos inoculan sin remedio el virus del terror y además alimentan mucho nuestro morbo, hasta el punto de que no podemos apartar los ojos del televisor.

La escalada de embrutecimiento, de deshumanización y de sañuda crueldad que provoca en nuestra sociedad esta nueva forma de guerra basada en la destrucción total de la civilización humana ya está empezando a calar en nuestros cerebros y a cambiar nuestra mentalidad, nuestra forma de vida, nuestros valores. He leído y oído mucho análisis sesudo sobre la cosa durante estos últimos días y pocos, por no decir ninguno, son los que se han atrevido a decir que al asesino había que haberlo cogido vivo para ponerlo a disposición del juez, como manda la santa ley de la democracia. No seré yo quien diga que al loco suicida hay que sentarlo en las rodillas del policía para convencerle de que ha sido un chico malo y dialogar pacíficamente con él antes de ponerle las esposas, no digo yo eso. Muerto está y bien muerto. Pero pensemos por un momento que la nueva situación, el estado de guerra permanente hacia el que caminamos, conlleva inevitablemente una peligrosa alteración de nuestras tablas de la ley, unas tablas de derechos y libertades que desde hace más de dos siglos habían permanecido inmutables. Y ahí es donde la rebelión de los pueblos sin historia, como decía Cioran, los integristas orientales, empiezan a ganar su primera batalla al imponernos sus reglas del juego violento. Hasta el Papa Francisco se salta ya la otra mejilla políticamente correcta y se pone el disfraz de pugilista para arrearle un mandoble al obispo que le mente a la madre.

Si hiciéramos una encuesta ahora mismo, la mayoría de la población occidental estaría de acuerdo con que a los yihadistas hay que matarlos y rematarlos, si es preciso, antes de que cometan una barbarie. Es lógico, hasta cierto punto, pensar de esta manera. El miedo es la auténtica arma de destrucción masiva. Pero lo que trato de decir aquí, a ver si me explico, es que la dialéctica de este terrorismo religioso ciego y cruento va a transformar nuestra realidad y nuestra mentalidad en los próximos años, hasta el punto de que sin duda terminaremos aceptando hechos consumados que hasta hace poco tiempo nos parecían inadmisibles. Digamos que corremos el riesgo de pasar del estadio de inflexibles defensores de los derechos humanos a pragmáticos partidarios de nuestra seguridad. Y no serán solo los gobiernos quienes, mediante cambios normativos o decisiones políticas más o menos polémicas, dinamitarán nuestra libertad. No. Seremos nosotros mismos los que, tras años de terror, decapitaciones televisadas, impactantes secuestros, asaltos con rehenes, explosiones suicidas, asesinatos masivos, masacres y brutalidades de toda índole, terminaremos por abrazar la legítima defensa como única forma de salvar el pellejo. Ha pasado en otras sociedades modernas y nos puede pasar a nosotros. Cada vez que veo a los niños israelitas enchufándose la máscara antigás, corriendo sumisamente hacia refugios atómicos en rutinarios simulacros o adiestrándose en el manejo de un arma de fuego se me ponen los pelos como escarpias. Y sin embargo, Israel lleva años viviendo de esta forma. Forma parte de su idiosincrasia, de su cultura, de su modus vivendi. Ya nadie discute que primero hay que acabar con el terrorista suicida y luego plantear los debates que haya que plantear sobre derechos humanos. Ya nadie discute que primero hay que disparar y luego preguntar.

André Breton nos avisó de que el verdadero acto surrealista era detonar una pistola indiscriminadamente contra la multitud. Ahora estamos metidos en esta guerra surrealista, la más intangible y extraña de todas, una guerra sin cuartel, ni causa, ni lógica aparente, la guerra por la guerra, barbudos iluminados que gozan con el placer de morir matando, guerrilleros que lanzan sus moscas miserables sobre nosotros, dioses que hablan por boca de criminales, ridículos paraísos orgiásticos petados de huríes, expertos y tertulianos que tratan de explicar el fenómeno sin tener ni pajolera idea, vecinos del quinto que eran buenísimas personas y que de la noche a la mañana se convierten en asesinos enmascarados, niños fusilados porque veían un partido de fútbol, las concurridas calles de Occidente como trampas sembradas de bombas tranquilas, el éxtasis de la muerte. Ya no piensan solo en derribar nuestros rascacielos futuristas. Buscan derribar nuestra conciencia. Imponer la ley de la jungla. La ley del más fuerte. La ley del miedo.

José Antequera

José Antequera

Artsenal

Artsenal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *