Adrián Palmas, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 22, Opinión
Deje un comentario

El alma

Por José Antequera / Ilustración: Adrián Palmas

Los mártires salafistas de Oriente han puesto en marcha el reloj de la última cruzada ciega contra el pobre y decrépito Occidente. Nos quieren devolver a la oscura Edad Media, todos con el culo en pompa y mirando a la Meca, el burro atado en el corral y la mujer metida en el saco con la rejilla en los ojos para que no pueda verla ni desearla el vecino de enfrente. Estábamos tan entretenidos en nuestras cosas triviales, en nuestra corrupción, nuestra hipoteca y nuestros domingos de alegre fútbol que nos habíamos olvidado ya de los moritos de las cuevas lejanas que sueñan con un cielo lleno de vírgenes y un delirio histórico llamado Al Andalus. Ha estallado una guerra extraña: cabreros contra soldados, feroces lobos solitarios contra inútiles ejércitos ultragalácticos, parias tuiteros de los suburbios con el coco sorbido por recios imanes contra ciudadanos libres aterrorizados en la conejera del Metro. No es una guerra entre razas ni entre ideologías políticas, ni siquiera ya entre religiones: es una guerra entre dos mundos, en plan H. G. Wells, entre siglos, entre dos épocas, entre dos milenios. El espacio-tiempo einsteiniano de la Historia se ha curvado sobre nosotros y ha degenerado en un violento choque/guerra entre el pasado y el futuro. Los yihadistas anhelan reconquistar Granada (y de paso Marbella, con todos los jeques dentro) para templar sus cimitarras de odio y fuego bajo nuestro sol de oro, rebanarnos el pescuezo y tostar sus traseros morunos en las jaimas costeras del Bundesbank. Luego venderán a nuestras mujeres como esclavas y se beberán nuestras bodegas, que podrán ser fanáticos religiosos, pero no tontos. En París han matado a doce héroes del lápiz, los ángeles de Charlie Hebdo que dijeron no a hincarse de rodillas ante los paletos de las chilabas. Eran artistas librepensadores que nos hacían algo más divertido y llevadero el mal trago de esta puta vida, intelectuales que ejercitaban nuestra capacidad crítica y que nos hacían pensar con sus ilustraciones y viñetas geniales. Los yihadistas no quieren que pensemos, pensar hace más libre al ser humano pero lo arranca para siempre de Dios. Occidente hace ya mucho tiempo que mató a su Dios. Lo liquidaron entre Nietzsche, Marx y Freud, los tres patriarcas de la modernidad que serían decapitados al minuto por los verdugos enmascarados del Estado Islámico. Por eso, porque ésta es una guerra a muerte de Dios contra el hombre, o lo que es lo mismo, una guerra del hombre contra sí mismo en la que no caben treguas, ni armisticios, ni negociaciones de última hora, el final solo puede ser uno: o ganan ellos y nos imponen a su Dios lleno de sangre, ira y horror o ganamos nosotros y les imponemos la libertad, la igualdad, la fraternidad, nuestros anuncios de Chanel, la prima de riesgo y el Iphone 6. Tras muchos siglos de esclavitudes, guerras y miserias, Occidente había conseguido librarse de los clérigos de la superchería y la barbarie. Hace tiempo que descubrimos la verdad: que el cielo, si no es justo y democrático, no es un cielo al que merezca la pena llegar. El cielo de estos camelleros de la muerte es más bien un infierno impuesto, un desierto de polvo yermo y estéril, más que un paraíso celestial. Que se queden con su Dios injusto, pacato, rufián. Viva el humanismo, viva el hombre, el Renacimiento, Miguel Ángel, Mozart, Goya, las películas de Woody Allen (aunque ya esté de capa caída), los sonetos de Quevedo, los vuelos transoceánicos, la sonrisa libre y feliz de un niño que vuela su cometa, una hamburguesa con mucha mostaza y mucho kétchup, los viajes espaciales, el acelerador de partículas, el motor de mi viejo Ford, un beso bajo la luz de luna y todo eso que nos da la vida y por lo que merece la pena vivir y luchar. Occidente, en fin, con sus luces y sus sombras, con sus males y decepciones, pero el único jardín del edén conocido. Podrán matarnos a todos estos villanos del Corán macabramente reinterpretado, podrán pasarnos a todos a cuchillo con sus torpes cimatarras para imponernos su fe absurda y enloquecida. Pero nunca podrán exterminar los valores que nos hacen profundamente humanos, los valores que una vez nos rescataron de la charca, la jungla y la caverna y nos insuflaron eso tan mágico y misterioso que algunos, ya seamos ateos o creyentes, seguimos llamando alma.

José Antequera

José Antequera

Adrián Palmas

Adrián Palmas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *