Artsenal, Humor Gráfico, Javier Montón, Número 21, Opinión
1 comentario

Tanta paz llevéis como descanso dejáis

Por Javier Montón / Ilustración: Artsenal

Llega la Navidad, época de buenos propósitos, de hincharse los carrillos como si no hubiera un mañana y de recordar a las personas queridas. Demasiado débil de voluntad para volver a repetir el primer precepto y poco amigo de las degluciones masivas, me veo casi obligado a sacar los mejores sentimientos de mi buen corazón para homenajear humildemente a los doce más uno diputados autonómicos por la provincia de Castellón (los 12 apóstoles y un Jesucristo simplón) que decidieron con su voto el cierre de RTVV, un atentado contra la libertad de información y el sentido común del que acaba de cumplirse un año. Si les suena haber leído esto en otro lado, quizá estén en lo cierto.

Jesucristo
Alberto Fabra Part
No se ha dado en la historia política de este país un caso similar: llegar a gobernar una ciudad y una Comunidad sin ganar una sola elección. Para mandar en Castellón lo designó Valencia y para presidir el Consell lo impuso Madrid. Por fuera: sonrisa bobalicona, bronceado permanente, perfecto tinte de cabello. Por dentro: notorias dificultades para expresarse en público sin aturullarse en las frases de más de cinco palabras y una recurrente obsesión con la coletilla “de lo que es”. Verbigracia: “de lo que es el bienestar”, “de lo que es la Comunitat”, de lo que es todo lo que pueda ser algo. De profesión aparejador, está emparejado con una afortunada muchacha a la que no ha tardado en promocionar. Se la llevó del Ayuntamiento a la Generalitat Valenciana, donde luce mando en plaza como secretaria autonómica, consejera áulica y otras cosas del querer. El Ex Molt Deshonorable hace peor cara a medida que se acercan las elecciones.

Los doce apóstoles
Vicente Rambla Momplet
Su carrera política tiene un largo recorrido. Ha sido vicepresidente además de conseller con los presidents Zaplana, Olivas y Camps: de Economía, de Sanidad y de Industria, que de todo sabe el caballero. Como siempre va muy bien peinado y luce gruesos labios al estilo del periodista Ramon Pellicer, un día lo escogieron como portavoz del Consell. Todo eso fue antes de que se conocieran sus problemillas con la justicia, que lo mantiene imputado por tres presuntos delitos: falsedad documental, prevaricación y delito electoral. Pecata minuta, todo por un quítame esas pajas, con perdón. Rambla, inspector de Hacienda, no debió de imaginar ni en sus peores sueños que la justicia acabaría inspeccionándolo a él.

Ricardo Costa Climent
Hablar de este personaje principal de la fauna política entraña un doble riesgo: si no te explayas en sus andanzas, no le haces justicia porque te quedas corto, pero si cuentas la mitad de lo que sabes te arriesgas a recibir un burofax de su abogado diciéndote cosas que asustan. Así que seré breve, casi como su periodo de ‘starlette’ del PP valenciano, aquellos tiempos en los que llegó a ser secretario general en la Comunitat. Tuvo el privilegio de ser uno de los primeros políticos del PP valenciano en acabar juzgado por corrupción, acusaciones de las que se libró en el último minuto y porque estaba en línea con el último defensa. Igual no tiene tanta suerte en el partido de vuelta si, como parece probable, acaba en el banquillo. El juez le imputa un delito electoral y otro de falsedad documental dentro de la investigación de la trama valenciana del ‘caso Gürtel’, esa cueva de Alí Babá de la que mamaba gentuza de toda ralea. Malos tiempos para Ric, el de la extraña vocecilla, el del fraseo inexplicable, el de los 100 gramos de caviar de color indeterminado (tal vez blanco, quizá negro), amigo de sus amigos aunque éstos se llamen El Bigotes y compañía. 

Alejandro Font de Mora Turón
Quién mejor que un médico forense para matar RTVV. Font de Mora contribuyó a ejecutar el ente público y es de esperar que en breve comience a practicarle la autopsia. El cuerpo yermo de la radiotelevisión valenciana escupirá entonces corruptelas varias, directores ineptos, ejecutivos desvergonzados, infames excrecencias y hasta trazas de abusos sexuales. Tantos años en la escena política (diputado autonómico desde 1995) le han hecho callo en un alma sensible que le ha llevado a protagonizar exposiciones de pintura y entregarse a la poesía, disciplina que le ha reportado más de un premio. Cómo se pueden combinar sonetos, endecasílabos y ripios de diversa fortuna con la condena de 1.600 trabajadores al infierno del desempleo sólo lo puede llegar a comprender gente como él, superviviente a tantos sinvergüenzas con corbata y ahora en la puerta de la jubilación desde su canongía como presidente de las Corts, cargo en el que ha sucedido a Juan Cotino, otro actor protagonista de ‘Los Imputados’, ya en los mejores cines. Lejos queda en la desmemoriada memoria del pueblo valenciano su ridículo intento (“boutade” lo llamarían los franceses) de traducir al inglés la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la genialidad de introducir el chino, eso sí, el mandarín, como optativa. La broma no le hizo tanta gracia al TSJ, que tumbó sus proyectos. En este país la justicia no valora la creatividad.

Marisol Linares Rodríguez
Viceportavoz en las Cortes Valencianas y secretaria general del PP de Castellón es, sobre todo, una profesional de la política. Es, también, la mamá de Paula Meseguer, una chica morena periodista que después de hacer sus pinitos encargándose a cambio de un pastón de la revistilla que editaba la concejalía de Asuntos Sociales de Castellón, curiosamente dirigida por Linares, trabajó en Canal Nou. Y, ¡oh casualidad!, se salvó del ERE y le dio tiempo a abandonar el barco para refugiarse en los brazos de Alberto Fabra, quien la convirtió en secretaria autonómica de Comunicación. Cuando la niña se lo comunicó a mamá Marisol, no veas qué alegría le dio. “Uuuuuyyy, chica, qué potra”. Pero fue todo por sus méritos, que la muchacha está muy preparada. Casi tanto como la madre. Y, además, es más agradable de ver. Todo eso ocurrió antes de que el presidente con sonrisa de bobo le diera puerta.

Maira Barrieras Mombrú
Esta señora lleva desde 1995 calentando asiento en las Cortes Valencianas. Ha sido elegida diputada autonómica cinco veces. Dicen en su pueblo, Almassora, que antes de los 40 llegó a trabajar de algo, no se sabe muy bien si como profesora de baile o esteticista. Fue durante cuatro años vicepresidenta primera de las Corts y sabe de televisión casi tanto como Jesús Hermida porque fue una de las integrantes del Consell Assesor de RTVE, entre otras fruslerías. Qué lástima que no llegase a tiempo de aconsejar a RTVV. Tantos años a la sopa boba le han ayudado a formarse unas tragaderas más anchas que los túneles del Guadarrama. Entre los afectados por el ERE ilegal figuraba un pariente muy cercano, circunstancia que no le supuso mayor conflicto moral: no le tembló la mano para pulsar el botón del hemiciclo que certificó la muerte de RTVV. “¡Qué lástima, te tocó la Ruperta!”, acertó a decir Maira.

Rubén Ibáñez Bordonau
Este mozo era muy de Carlos Fabra y mucho menos de Javier Moliner. Por eso, cuando éste sucedió al delincuente convicto después de la cacería organizada en su contra por jueces, fiscales, oposición, taxistas, fisioterapeutas y torneros fresadores, le movieron la silla del palacio provincial. A cambio, como el chico promete, le enviaron a Valencia, “que ahí estarás bien, conocerás a gente muy maja, e igual, como muy feo no eres, hasta te relacionas, entendida la palabra en su más amplio sentido. Ah, y no te preocupes por la gasolina”. Y ahí lo tenemos, de portavoz adjunto del grupo popular en las Corts. Ahora es mucho pero que mucho mucho del otro Fabra, el soso, Alberto. Un aval que ahora mismo no supone ninguna garantía. Más bien es como estar al borde del precipicio.

Ante sí se abre un gran futuro político porque Rubén Ibáñez no es tonto. Además, tiene suerte. Cómo si no se puede explicar este episodio ocurrido en 2011. Dos días después de las elecciones generales, y cuando ya sabía que no iba a continuar como diputado provincial, los astros le quisieron hacer un guiño. Resulta que la puerta del parking de la Diputación no se abrió cuando maniobraba con su BMW de tropecientas glándulas. Los daños no fueron moco de pavo. ¡Qué disgusto! Menos mal que la factura, más de 3.000 euros, que ya sabemos lo brillante y tersa que es la chapa de los coches alemanes, pura tecnología, la pagó el seguro de la diputación. Insisto, qué potra. Unos días más y se tiene que rascar el bolsillo. Además de su BMW, le gusta jugar a pádel, deporte originario de Les Platgetes, Oropesa. En ese selecto mundillo, al parecer, tiene un apodo resultón: algo así como patata brava pero cambiando patata por otra palabra.

María Fernanda Vidal Causanilles
¿Qué se puede decir de una indocumentada que se enteró del cierre de RTVV dos días después del anuncio del presidente de la Generalitat y de boca de una actriz valenciana que trabajó en ‘L’Alqueria blanca’? ¿Qué grado de compromiso con los ciudadanos valencianos cabe esperar de una diputada que vota a favor de la liquidación de una empresa pública que deja en la calle a 1.600 trabajadores y supone la muerte de todo un sector ya precario como el audiovisual, y que sólo tres semanas antes no tenía ni idea telojuroporlouisvuitton? ¿Qué estudio le habrá dado tiempo a elaborar para votar en consecuencia con los datos y con su conciencia? ¿Cómo calificar esa despreocupada frivolidad?

María Fernanda Vidal es una política precoz. Antes de la treintena ya era concejala de Juventud en el Ayuntamiento de Castellón, y traspasada esa barrera asesoraba a Carlos Fabra el Muy Asesorado después de haberle dado tiempo de ser jefa de Recursos Humanos y directora de Castelló Cultural. Ese despliegue político no le ha dejado tiempo ni espacio para trabajar fuera de lo público ni para parecer joven: su eterno lacado ya lo lucía en la primera comunión. Durante un tiempo estuvo ennoviada con un asesor directo de Rafael Blasco, a quien ahora tratan como un apestado sus antiguos colegas del PP por un quítame allá esos dineros para el Tercer Mundo.

Carmen Amorós Martínez
A falta de logros de mayor enjundia, Carmen Amorós salió en los periódicos por su particular sentido del humor. A esta ex concejala de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Castellón no se le ocurrió mejor chascarrillo que publicar el siguiente tuit: “Como siempre Compromis haciendo el numerito, carteles con numeros, apuntemoslo igual es el Gordo de Navidad #Plecorts”. La ausencia de tildes y de puntos venía de serie. La cifra en cuestión, 720.000, exhibida por los diputados de la formación nacionalista, hacía referencia al número de parados en la Comunitat. Mal tema para hacer gracietas.

María Nieves Martínez Tarazona
Se trata de una joven que aprieta el botón que da gusto. Sólo ella, su familia y su cuenta corriente saben que es diputada. Dicen que es de Jérica, aunque este extremo también está por confirmar. Démosle un par de legislaturas más y María de las Nieves empezará a soltarse. ¡Buena es!

Jaime Mundo Alberto
Alcalde de Benicarló de 1991 a 2005, ha sido vicepresidente de la comisión de Sanidad. Y se le ve sanote al buen hombre, la verdad.

Ricardo Martínez Rodríguez
Natural de la Vall d’Uixó, entró en política procedente del sector cerámico. Parece que le ha gustado porque lleva ya diez años calentado sillón en las Corts. Tuvo sus cinco minutos de gloria en Youtube cuando desparramó su oronda mala educación durante una pregunta de Mònica Oltra.

Mariano Castejón Chaler
Un señor de Vinaròs. Maestro de valenciano. Más obediente que sus alumnos.

Javier Montón

Javier Montón

Artsenal

Artsenal

1 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *