Carmen Fernández, Humor Gráfico, LaRataGris, Número 21, Opinión
Comentarios 3

Pesadilla en Navidad

Por Carmen Fernández / Viñeta: LaRataGris

Un jirón de nube atraviesa lentamente la luna. Ése es el único trozo de realidad que me queda y solo se me viene a la cabeza la navaja afilada de Buñuel seccionando un ojo. Tengo que evitar contarle esto al loquero, esos malditos lo único que consiguen es que olvides un trauma a costa de crearte mil, doctor tengo miedo al agua, hábleme de su madre ¿Le daba un beso cada noche? ¿tenía regalos en Navidad? ¿le gusta el zumo de tomate? Los enfermos son ellos. Tengo que pensar en cómo salir de aquí, qué decirles para que me dejen tranquilo, qué hacer. Tengo que pensar… Pero esta celda de manicomio y la sensación de estar dentro de un gusano gigantesco reblandecido y blanco no ayudan mucho. Blanco, cómo odio ese color. Estar en blanco, quedarse en blanco, estar en suspenso. Ése soy yo, un punto suspensivo, suspendido, en suspenso… con un abismo blanco a sus pies.

Ayer intentaron desestabilizarme. Trajeron a una mujer que lloraba. Me tocaba, me hablaba. No sé quién es, no conozco su nombre. Todavía me retumban en la cabeza su parloteos y gemidos: que si los niños, que si juntos podemos, que si los regalos no importan, que si quítate ese traje, que si dame la mano y volvamos a casa… Suplicaba que la perdonara mientras estrujaba el pañuelo con el que minutos antes se había limpiado los mocos, rogaba que me quitara la estúpida barba blanca ¿¡blanca!? Pero conozco sus trucos y les conozco a ellos. Ni siquiera la miré. Se la llevaron casi a rastras.

Intento recordar cómo llegué, cuánto tiempo…, por qué… Pero es imposible. A mi alrededor no existe ningún indicador o referencia temporal. Estoy seguro de que me drogan. No hay espejo, ni cepillo de dientes, ni siquiera el póster de la chica del año de Andy Dufresne. Solo una cama atornillada al suelo, un trozo de cielo desde un ventanuco y un colchón. No es mucho, pero me he hecho poseedor de ese pedazo celeste a fuerza de contemplarlo, me aferro a una evanescencia brumosa, soy el Señor de las Moléculas. Ellos no me dejan en paz y cada minuto me torturan con enjambres de voces y canturreos. Se ríen de mí. Todo el día y toda la noche. Me vigilan. Les oigo mirar. Ellos creen que no, pero les oigo. No hay que dormir. Siento un vértigo en el estómago que me va devorando, succionando por dentro. Se acercan por detrás… un pinchazo…

El hombre que tengo ante mí me habla despacio, cadenciando cada palabra. No lleva bata pero sé que es médico, probablemente un psiquiatra. Los mejores dicen que son los argentinos pero éste tiene acento de Leganés. Nunca escuché que los psiquiatras de Leganés fueran especialmente buenos. Es un hombrecito fatuo y envarado con ojillos de ardilla. Juguetea con un bolígrafo mientras habla. Click, click, lo suelta, lo recoge, lo hace bailar entre sus dedos suaves y largos de damisela, click …disociación provocada por el estrés, puede tratarse de un leve distanciamiento… click  es un bolígrafo rojo, parece alguno de esos regalos de boda, o de cena de empresa, con mecanismo para retraer y sacar la punta …de la realidad o una fuga disociativa… está serigrafiado con helvéticas doradas …no recuerda una parte de su vida pasada… y hay un logotipo de lo que parece la cabeza de un marciano con sus antenas …e incluso puede dar lugar a la creación de una nueva identidad… rodeado por un círculo, se distinguen algunas letras click, click como una G, una U, una R …las fiestas navideñas generan aunque no lo crea serios cuadros de ansiedad y angustia en muchos individuos, pero podemos ayudarle… y quizás una B. Me mira esperando la respuesta a algo pero solo se me viene a la cabeza el trozo de carne lleno de gusanos del Acorazado Potemkin.

Carmen Fernández

Carmen Fernández

LaRataGris

LaRataGris

3 Kommentare

  1. Alicia Junquera dicen

    Brutal, Carmen. Pasada la época lo leo ya desde otra perspectiva pero, aún así, siento como si te hubieras inspirado en mí para perfilar el personaje. Doy gracias a Gurb porque falta casi un año enterito para que vuelvan a encerrarme.

    Tremendo lo del psquiatra de Leganés.

  2. Carmen dicen

    Jajaja, Pedro, todos de alguna manera hemos sufrido un poco el estrés de esa impostada alegría navideña, de tanto anuncio buenista y tanta amarga realidad. Pero seguro que lo superaremos. Muchas gracias por tu comentario… y Feliz Navidad

  3. Pedro Carrasco Pérez dicen

    Me reconozco en el personaje ¿ Eso es bueno? . Feliz navidad Gurb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *