Adrián Durante, Tecnología
Deje un comentario

Llega el coche inteligente

Por Adrián Durante. Jueves, 25 de diciembre 2014

¿Se imagina un vehículo al que subirse, pulsar un botón y que le lleve a uno a su destino sin tener que preocuparse de coger el volante, de la posibilidad de sufrir un accidente y de los incómodos radares y controles de alcoholemia? ¿Un coche que le permita descansar, relajarse y disfrutar del paseo? Google ya tiene un prototipo y lo va a probar a partir del próximo año en las carreteras británicas.

El vehículo ya ha sido experimentado con éxito en Estados Unidos (no se ha registrado ningún accidente) tanto en Las Vegas como en la ciudad de Google, en Mountain View, y el gigante de Internet espera comercializarlo de inmediato. El ingenio mecánico no precisa de volante, ni de pedal de acelerador o de freno. El software creado por la empresa y los sensores del coche hacen todo el trabajo. Según fuentes de Google, el ingenio permitirá al conductor entrar en el centro urbano de una gran ciudad en hora punta y desentenderse de buscar aparcamiento, bien porque el vehículo vuelve a casa por su cuenta, o porque dispone de una función que le permita seguir circulando autónomamente mientras encuentra una plaza libre por sí mismo. Otra de las grandes posibilidades que ofrece el utilitario inteligente es que permitirá desplazarse por sí mismas a las personas de avanzada edad e impedidas, es decir, será una gran herramienta para aquellos que sufran limitaciones en su movilidad. Los ingenieros de Google también han pensado en los conductores que salen de fiesta y vuelven a casa ebrios o aquellos que son distraídos y más proclives a sufrir un accidente. El invento promete destrozar el mercado del automóvil, sin duda, pero ya ha chocado con la oposición de algunas asociaciones de automovilistas, que plantean serias objeciones a la seguridad de los coches sin conductor. Los detractores critican que, llegado el caso, el usuario ni siquiera puede tomar decisiones que contradigan el sistema informático.

El turismo inteligente será muy básico en principio, aunque con el tiempo se le irán añadiendo nuevos accesorios. No dispondrá de volante ni de pedales ni de marchas, tendrá capacidad para dos personas y podrá alcanzar una velocidad máxima de 25 millas por hora (unos 40 kilómetros por hora). Múltiples sensores repartidos por el cuadro de mandos fijarán la posición del utilitario en la carretera, así como la proximidad de objetos y personas, y en función de esas señales se moverá el coche.

El diario The Telegraph ha anunciado que es inminente la aprobación del permiso comercial por parte del Gobierno británico. Para que se haga realidad la aparición del que Google considera el futuro automóvil, el Reino Unido necesita realizar algunas modificaciones legales, según fuentes del rotativo inglés. Todo ello no retrasará la llegada de los coches inteligentes de Google al asfalto británico, prevista para enero de 2015, que además cuenta con la ventaja de que, como no lleva volante ni pedales, puede circular sin problemas tanto por la izquierda como por la derecha. En principio la empresa informática tiene previsto fabricar el coche sin necesidad de recurrir a ningún fabricante conocido. Inicialmente se construirán 100 prototipos, que estarán dotados de controles manuales, pero la fabricación en serie de coches por millares ya está programada. Estos vehículos podrían circular ya por varios estados de USA, como California o Florida, que han cambiado las leyes para permitir su uso siempre y cuando haya dentro un conductor. El coche se parece más a los actuales Smart de Mercedes que a los prototipos que hasta hace poco mostraba Google. Contará con un servicio de videollamadas Skype con traductor instantáneo de voz y de textos, aunque la empresa no desvela si el servicio sería de pago. Skype, creado por Janus Friis y Niklas Zennstrom en 2003, cuenta con más de 300 millones de usuarios gracias a su servicio de llamadas telefónicas gratuitas a través de Internet. El coche dispondrá de dos plazas de asientos (con cinturones de seguridad), un espacio para las pertenencias de los pasajeros, los botones para iniciar y detener, y una pantalla que muestra la ruta. Y nada más. Está pensado para lo más básico, sin mayores lujos, y para moverse por la ciudad. Google sigue explorando nuevas opciones de diseño para sus coches autónomos, y está construyendo nuevos prototipos. “Hoy estamos desenvolviendo el mejor regalo de Navidad que podríamos haber imaginado: la primera construcción real de nuestro prototipo autónomo”, aseguran fuentes de la empresa informática. Todo está preparado para el lanzamiento. Solo falta por desvelar una cuestión: cuánto nos costará este nuevo capricho de la técnica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *