Entrevistas, Jose Antequera
Deje un comentario

Ágatha Ruiz de la Prada: “De Pablo me gusta su coleta, no lo que dice”

Agatha-Ruiz-de-la-Prada-Gurb por Marcial-Guillen

Por José Antequera. Foto: Marcial Guillén. Viernes, 5 de diciembre de 2014

Deportes

  Entrevista

Diseñadora, icono vanguardista de la movida madrileña, señora de Pedro J. Ramírez, marquesa y baronesa, original como ella sola, excéntrica, transgresora, incomprendida a veces… Ágatha Ruiz de la Prada (Madrid, 1960) sigue estando en la brecha de la moda, aunque los tiempos de crisis que corren, “tiempos low cost”, como ella dice, han provocado que ya nada sea como antes en el sector de la pasarela. “Me da mucha pena cuando oigo hablar de los años ochenta. Unos se han muerto y otros han cerrado”, afirma. De Rajoy asegura que no tiene un buen look porque “el pobre no tiene atractivo físico”, cosa que Pedro Sánchez sí, porque “éste es más guapo”, mientras que aplaude que Pablo Iglesias compre su ropa en Alcampo. “De él me quedo con su coleta, me parecen guapísimos los hombres con coleta, pero no con las cosas que dice”. Nos cuenta que Pedro J. está “aburridillo” después de su salida de El Mundo, porque su vida “siempre ha sido el periódico”, y le apena que algunos amigos del diario le hayan dado la espalda. Hace unos días, Ágatha pasó por Murcia Open Design 2014, la semana de la moda murciana, donde tuvo ocasión de demostrar que, por mucho que cambien los tiempos, ella siempre estará a la última. “No hay familia que no tenga algo de Ágatha en su casa”, recuerda con orgullo.

agatha 2

Empezaste en los años 80 como ayudante del diseñador Pepe Rubio. Cómo pasa el tiempo…

Sí, es verdad, es verdad… Bueno, Pepe Rubio fue un innovador en su época, era un rey de la imagen. Pepe era una cosa prodigiosa lo que sabía, mucho antes que Galliano y todos estos, lo que pasa es que claro, tenían en esa época, como ahora, muy poco dinero, mucha crisis y muy pocos medios. Pero Pepe era un tío extraordinario.

Desde entonces la moda ya no es lo mismo, ha cambiado radicalmente, ¿qué queda hoy de todo aquello, de la movida madrileña, de la nueva moda española que triunfaba por el mundo?

A mí me da mucha pena. El otro día estaba yo leyendo un libro de esa época y sí, claro, va pasando el tiempo, muchos han muerto, otros han cerrado, aquí aguantan pocos, la verdad…

Siempre empleaste un lenguaje simbólico lleno de vivos colores, de corazones, nubes, flores… ¿Es ese mundo consecuencia de tu forma de entender la vida o una vía de escape de la realidad?

Bueno, quizá es una manera de protegerme a mí misma contra los problemas. Me protejo creándome un mundo ficticio. Yo me construyo, me diseño mi propio mundo feliz.

O sea, una forma de escapar de la realidad…

Sí, yo diría que es una especie de escapismo, de crearte tu mundito, donde estás protegida y a salvo.

Alguna vez se te ha criticado que tu ropa es difícil de poner porque una mujer no puede salir a la calle metida en un florero fucsia de dos por dos…

Sí, eso es verdad, mucha gente lo ha dicho durante años en España. Pero tú piensa en otro diseñador de nuestro país que haya estado más representado en su propia casa; estoy casi segura de que en la inmensa mayoría de los hogares de España hay un perfume mío o hay unas toallas mías, o ha habido unas sábanas, unos azulejos o unos calcetines. O sea, muy pocas veces ha habido un diseñador que tenga mayor penetración en la vida española, por lo tanto mi ropa no es tan difícil de poner.

agatha 3

¿Alguna vez te has sentido incomprendida en España?

Bueno, es que mi moda es un poco complicada porque nace de mi forma de ser, de la forma como yo he vivido y bueno, un poco lo que yo he vivido es tan distinto de lo que ha vivido otra gente que es normal que no me comprendan ¿no?

Pero la gente en esta España de los seis millones de parados parece que está más por la austeridad del negro que por el colorido de tus diseños y vestidos…

Al revés, yo creo que el color te da buen rollo, alegría. Se hacen más llevaderas las cosas con humor y energía positiva que con negro y tristeza. Si encima de que estamos mal te vistes como si estuvieras en un cementerio entonces ya es un desastre.

A tu juicio ¿cómo se visten nuestros políticos en general? ¿Son elegantes o mediocres en su fondo de armario?

Bueno, es que no es la forma de vestir, es que una persona o es elegante o no es elegante, no es como se vista. Yo creo que aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Luego nuestros políticos son más bien monas…

Yo si fuera político me haría un uniforme y me lo pondría todos los días de mi vida para jorobar a los fotógrafos. Y ya está, no me pondría nada más. Todo el tiempo que pierdes en saber qué me pongo, si me pongo esto o lo otro, o esto ya me lo he puesto, ése tiempo lo podrían aprovechar para estar trabajando en otra cosa.

¿Cómo sería ese uniforme de político?

Pues cada uno lo que mejor le venga, la que tenga las piernas bonitas enseñándolas y la que tenga otra cosa pues otra cosa que te vaya medianamente bien. Un uniforme para todos los días, ya fuera lunes o viernes, invierno, verano, da igual.

Y a circular ¿no?

Eso, circulando.

A Ana Mato, que acaba de dimitir, ¿le recomendarías un cambio de look para ir pasando el mal trago?

Lo de Ana Mato ha sido una catástrofe total porque si tienes que dimitir cuanto antes lo hagas mejor. Porque al final, si esta señora hubiera dimitido hace cuatro años, primero ya no nos acordaríamos de ella y segundo no tendría ni tantos enemigos ni tanta gente detrás buscándola. Ha sido una mujer que no estaba hecha para su puesto.

Y a Rajoy ¿cómo lo ves, carca o a la moda?

Pobre, es que Rajoy además es tan poco atractivo… de eso ya no tiene la culpa él, eso es ya como ha nacido el hombre.

Rajoy se ha referido a los indignados como “salvapatrias con escoba” en sentido peyorativo. Parece que no le gustan mucho las escobas…

Pues a mí me encantan…

Por eso te lo decía, porque sé que a ti te gustan mucho…

Primero, lo que más me gusta en el mundo es limpiar y segundo estoy haciendo una colección de escobas que va a salir dentro de poco, que es una colección que yo deseaba hacer desde hace años porque de verdad que a mí me encanta limpiar. Desgraciadamente no sé cocinar, pero me encanta limpiar y entonces quiero tener mis propias escobas. Tengo una escoba maravillosa que es naranja, rosa y fucsia, espectacular. Me la compré en el Centro Pompidou de París. A mí me encantan las escobas.

agatha 5

Rajoy pone la escoba como algo denigrante, con el encanto que tienen esas viejas escobas de las brujas…

Sí, bueno, pero ahora las escobas cada día las hacen más feas. Las vas a comprar y te las dan como divididas y eso me pone negra. A mí me gusta comprar una escoba de una sola pieza ¿sabes? A cada persona hay una cosa que le relaja y a mí me relaja mucho limpiar.

Pedro Sánchez ya es otra cosa, éste parece que tiene algo más de estilismo ¿no?

Bueno, es que Pedro Sánchez tiene la suerte de que es más guapo, pobre Rajoy, ahí en eso ya no puede hacer nada…

Y lo de Pablo Iglesias de que compre la ropa en Alcampo ¿tú cómo lo ves?

Me parece genial , ahora mismo estamos en la época del low cost y todos estamos en un low cost total, un low cost a tope, y eso es lo que hay. Fíjate, un día iba yo en Ryanair y Pedro Jota iba en Iberia, en clase business. Mi billete había costado como el 10 por ciento más barato que el suyo. Llegamos al aeropuerto de Mallorca y qué casualidad que estaban las dos puertas una al lado de la otra: la 60, por ejemplo, y la 62. Pues al final él tuvo dos horas de retraso y yo llegué con adelanto a Madrid y encima todos los pijos de España iban en mi avión. A uno de esos pijos le vi entrar y le dije: guárdame un sitio al lado tuyo. Y encima me dio ventanilla, que es lo que me gusta a mí. Así que yo iba en ventanilla y el pijo al lado. Fíjate la gozada…

¿Qué te sugiere el fenómeno de Podemos? ¿Es populismo o un movimiento ciudadano lógico después de tantos años de corrupción?

A mí me parece un populismo peligrosísimo, sí.

¿Lo dices por eso que advierten los agoreros de que España podría convertirse en una pequeña Venezuela o Bolivia?

No, no, porque yo soy una persona muy sensata y a mí me parece que si tienes una deuda la tienes que pagar y luego ahorrar en otras cosas. No coger y decir que no van a pagar la deuda. Yo soy partidaria de la libertad y eso de que le pongan un sueldo a la gente me parece simpático y divertido pero poco real. La coleta es divertida y tal y cual, pero me horroriza su mensaje, la verdad…

Entonces la coleta de Pablo Iglesias tampoco te gusta… estéticamente.

No, la coleta me parece muy bien, fenomenal, me parece guapísimo un hombre con coleta, eso sí.

O sea que te gusta la coleta de Pablo Iglesias pero no lo que dice Pablo Iglesias…

Eso, eso, me gusta mucho la coleta pero no lo que dice.

Y ¿qué te sugiere la moda de lo hipster?

Me parece muy bien.

Te lo digo porque como todo el mundo va de hipster ahora, con esas barbas greñudas…

Bueno, pero por ejemplo mi hijo lleva barba y me gustaría mucho que se la cortara. Yo, como madre, como típica madre, creo que estaba mucho más guapo mi hijo cuando se afeitaba y ya creo que no sabe ni afeitarse…

Entiendo, se le ha olvidado…

Mi hijo lo ha hecho por pereza, me imagino que el noventa por ciento de los hípsters también se dejan la barba por lo mismo.

agatha 1

¿Es cierto eso que siempre se ha dicho de que le eliges todas las corbatas a Pedro Jota, que influyes mucho en su forma de vestir?

Bueno, es que él solamente va con mis corbatas. Yo, la verdad, creo que a Pedro J. lo he mejorado muchísimo, y él a mí también, pero bueno…

¿Y cómo lleva esto de haber tenido que dejar El Mundo, un hombre de acción como él?

Es un hombre de mucha actividad, porque a él lo que le gusta es ser director de periódicos, pero claro, tampoco lo puedes ser toda la vida. A Pedro J. le gustaba tanto, tanto, tanto, ser director, que desde que lo han echado aún no se ha tumbado para dormir ni una siesta. Bueno, gracias a Dios tuvo que presentar su libro, y con su libro estuvo muy entretenido, acabándolo y presentándolo por toda España, pero cuando se le ha acabado lo del libro, está bastante aburridillo…

Digamos que lo ves peleado con “el mundo”.

Lo de pelearse con El Mundo es una pena, es como cuando te peleas con un hijo tuyo. Para Pedro J. El Mundo es mucho más que un hijo suyo.

Por ahí se dice que tiene planes para montar otro periódico ¿qué hay de cierto?

Bueno, de momento no, de momento a mí lo que me hubiera gustado es que hubiéramos seguido siendo súper amigos de El Mundo y eso es lo que más ilusión me hubiera hecho. Me da mucha pena, y sobre todo porque Pedro J. ha querido mucho a Casimiro García Abadillo, pero mucho, mucho, mucho, y siempre apostó por él y estas cosas pues son muy tristes.

Ya, entiendo, son muchos años trabajando codo con codo en el periódico para terminar así, distanciado de tu mejor amigo ¿no?

Sí, pero eso es una pena. Yo soy muy de El Mundo y en ese periódico hay gente a la que quiero mucho. Me acuerdo de cómo nació cada página, y todo fue muy emocionante, la verdad.

¿Cómo ves el periódico ahora?

Mejor desde luego no lo veo.

Dice tu hija Cósima que tu casa es como una lucha de titanes ¿es como La guerra de los Rose?

Bueno, mi hija es que es muy teatrera, iba a clases de teatro de pequeña y yo le decía: No entiendo a qué vas a esas clases, si no las necesitas para nada.

¿Qué te parece que hayan encarcelado a Isabel Pantoja?

Pues pobrecilla, a mí es que me cae bien. La veo en la tele y no me he enterado muy bien qué es lo que ha robado, la verdad. Yo me acuerdo aún de cuando murió Paquirri, que de eso hace 30 años o más, y me acuerdo que esos días estábamos todos tan tristes. Yo tengo ese recuerdo de Isabel Pantoja, y todo lo que ha pasado ahora no me ha borrado ese recuerdo, por lo tanto me da pena. Además, no entiendo muy bien qué es lo que ha hecho en Marbella, no me he enterado.

¿Qué opinión te merecía la Duquesa de Alba?

Pues mira, cuando todavía no me compraba trajes nadie Cayetana ya me compraba trajes y entonces claro, le tengo un cariño especial. Me compraba medias y esos zapatitos que ella llevaba y esas medias eran bastante Ágatha. La verdad es que ha sido una mujer extraordinariamente libre.

¿Qué crees que debe hacer la mujer de un político si alguna vez un empresario como Correa le regala un bolso de Vuitton?

Pues devolverlo.

¿No habría que regular de una vez por ley las medidas corporales de las modelos? ¿No se está jugando un poco con la salud pública transmitiendo esa imagen de chica ultradelgada?

Pues mira, en Madrid fuimos los primeros que luchamos contra eso, cuando estaba muy de moda la anorexia, y en eso fue pionera la pasarela Cibeles, en el luchar contra esa enfermedad.

Una curiosidad: ¿compraste alguna vez en los chinos?

Pues no te creas que sí que compro en los chinos; por ejemplo, ahora me iba a comprar bolas de Navidad para mis tiendas, yo gasto mucho en bolas de Navidad.

Una vez dijiste que lo que a ti te fascina es la gente mal vestida. Un chico o una chica vestidos de cualquier manera. Por desgracia mucha gente tiene que vestir así hoy por culpa de la maldita crisis…

Bueno, es que casi prefiero uno mal vestido que uno demasiado puesto, la muy puesta siempre me ha parecido a mí muy cursi.

Este mundo de la imagen, de ir siempre perfecto, ¿no te parece un poco coñazo?

Yo nunca voy perfecta, que conste… Aunque lo intente.

¿Qué es lo que un hombre nunca debe llevar puesto?

Bueno, creo que nunca debe ponerse pieles de animales. Eso es fatal.

¿Y una mujer?

Pues la mujer lo mismo, pieles de animales. A mí me encantan los animales, me parece una cabronada matarlos para sacarles la piel. Si vivieras en el Polo Norte y te estuvieras muriendo de frío aún lo podría comprender pero hay gente que se los pone hasta en Miami.

¿Con qué te quedas, ser fiel a uno mismo o triunfar a toda costa?

Yo creo que con lo segundo.

¿El éxito por encima de todo?

Sí, yo creo que sí… y te dejo ya, que me has estado provocando todo el rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *