Adrián Palmas, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 19, Opinión
Deje un comentario

Las injusticias de la Justicia

Por José Antequera / Ilustración: Adrián Palmas

A menudo escuchamos en las tertulias, en la taberna y en la calle, esa curiosa frase que llama poderosamente la atención: “Hoy han entrullado a fulanito por corrupto, al menos la Justicia funciona”. Aún nos sorprende que entre tanto lodo y tanta mentira todavía queden jueces que se atrevan a meterse con el poderoso y cuando lo hacen lo vemos como un gesto de valentía, de arrojo profesional, casi de heroicidad altruista. Es como esa noticia que cada cierto tiempo vuelve a los periódicos: “Gesto de honradez, un taxista se encuentra un maletín lleno de dinero y lo lleva a la Comisaría”. Nuestros políticos han puesto el nivel de decencia a la altura del sucio barro y por eso nos quedamos asombrados cuando nos encontramos con jueces y magistrados dispuestos a cumplir con su trabajo, con su obligación, como si aplicar la ley fuera algo excepcional y no lo normal en un Estado de Derecho. En España, a un hombre que ficha a su hora y no se lleva la mordida se le ve como a un bicho raro. A esta anormalidad democrática han contribuido los chicos del Gobierno, que cuando les pillan unas tarjetas black, unos viajes de follisqueo a las Canarias a gastos pagados o una cuenta jugosa en la lejana y cimarrona Suiza se ponen estupendos y suelen decir aquello que chirría tanto de “en el PP estamos dispuestos a colaborar con la Justicia para aclararlo todo”. Vaya gracia, como si pudieran hacer otra cosa que colaborar con el juzgado. Aún no han entendido que en democracia no hay nada más sagrado que el imperio de la ley, al que todos, incluso ellos, están sometidos sin distinción alguna.

En este país nuestros políticos se sienten impunes, intocables santones, deidades absolutas que piensan que colaborar con la Justicia es un favor que le hacen al pueblo llano. Solo que en este país hace tiempo que hay Constituciones, leyes, normas que cumplir, ya no es un cortijo franquista, por mucho que algunos se empeñen en hacernos creer que España les pertenece. Y, ay señor mío, a veces ocurre que salen jueces y fiscales encampanados que le echan un par de bemoles al asunto a la hora de ponerle el sello de denominación de origen al chorizo de turno. Qué le vamos a hacer, son las reglas del juego, los riesgos de vivir en una democracia, y de vez en cuando sale un fontanero Don Limpio como el juez Garzón y depura las cañerías mugrosas de la Gurtel; o un avezado electricista como el juez Castro y arroja algo de luz en los oscuros salones de la monarquía; o un buen cirujano como Elpidio Silva va y extirpa a un banquero cancerígeno, porque Blesa es como un tumor que se lo come todo, mayormente nuestros ahorros. A menudo el poderoso suele tildar a estos profesionales de la magistratura, despectivamente, de jueces/estrella, como si solo buscaran salir en el Hola. Pero más que jueces/estrella algunos terminan siendo jueces estrellados que como Garzón y Elpidio pagan la osadía de hacer bien su trabajo y son injustamente apartados de la carrera judicial. Entre la jet lo que se lleva ahora es cazar elefantes en Kenia, perdices en Albacete y jueces en la Audiencia Nacional. La piel del togado se cotiza más que la del leopardo. España se ha convertido en un gran coto privado de monterías, la preciada cabeza del juez indómito colgando sobre la chimenea, con la lengua fuera, y el pueblo al servicio del señorito, como aquellos santos inocentes de Delibes, Milana bonita.

Al poder no le gusta que nadie vaya hurgando en sus falsos ordenadores, en sus archivos ocultos, en sus privilegios ancestrales y mucho menos un señor honrado de Valladolid que se sacó judicaturas con la mala costumbre del esfuerzo y del trabajo. A la derechona (y por lo que parece tampoco al hoy disminuido PSOE) jamás le ha interesado un poder judicial fuerte e independiente, estructurado, bien dotado de medios humanos y materiales para desempeñar su función. Va contra su concepción patrimonialista del Estado, contra sus negocios espurios, contra su política basura del tres por ciento. Y así han pasado los siglos, sin que los dos grandes partidos se pusieran de acuerdo para arreglar los problemas de la Justicia, que al final ha quedado como un viejo y polvoriento desván que a nadie le interesa limpiar. Eso de que un señor vestido de negro vaya por ahí deteniendo ladrones de guante blanco, azul o rojo, atenta contra el sistema, introduce un elemento de orden en el desorden de la ley de la selva, que es en lo que ha quedado hoy nuestro país, y va contra la ideología imperante del butroneo, el favorcillo y el amigacho. Un juez honrado molesta mucho. Por eso hay que largarlo a provincias, al Registro Civil o a su casa a plantar coles. Y visto para sentencia.

José Antequera

José Antequera

Adrián Palmas

Adrián Palmas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *