Humor Gráfico, LaRataGris, Lidón Barberá, Número 18, Opinión
1 comentario

Consulta en mute

Por Lidón Barberá / Ilustración: LaRataGris

Creo que a una minoría (o no tan minoría) de ciudadanos la consulta/no consulta del domingo nos da exactamente igual. A cada uno le da igual por unas cosas, obviamente. Hay quien vive de espaldas a todo lo que sucede a su alrededor y quien ve la consulta y a Cataluña desde tan lejos que parece más marciano que el referéndum de Escocia. Pero también somos muchos, creo, los que hemos acabado hartos de la consulta, de los medios de comunicación y de los políticos, e-te-cé.

Verlo desde fuera, desde un punto de vista absolutamente desapasionado, es como ver un Barça-Madrid y ser del Betis a muerte: todo da un poco de risa. De hecho, da que pensar qué hubiera sido de los políticos y de los medios de comunicación sin todo este culebrón de la consulta. ¿Cómo hubieran desviado la atención unos de las barbaridades que están pasando? ¿De qué se hubieran quejado los otros? ¿Con qué se hubieran llenado páginas e informativos?

Más allá de la trascendencia de la consulta/no consulta, hay grandes temas que tienen que salir de vez en cuando y esos grandes temas son como los megavillanos de las series de superhéroes: cada capítulo matas a un pequeño villano pero das un paso más para acercarte al gran, gran, gran villano. O como pasar de pantalla en un videojuego, vaya. Cuando acabe la consulta, habrá que inventarse otra cosa.

Por desgracia, las temporadas de las series se acaban cuando se mata (o no) al megavillano y cuando retoman la historia han pasado unos meses y las cosas generalmente se han calmado. No se ve esa tensión tan terrible del momento inmediatamente posterior. En la consulta no será así y el lunes, pase lo que pase, la maquinaria se volverá a poner en marcha y el ‘gran tema’ mutará en otra cosa que todavía no se sabe qué será. La postconsulta, me imagino.

Volveremos a leer cosas como que no dejando votar se defiende la democracia o alegatos victimistas de los que erizan el lomo. Otra vez editoriales, grandes aperturas en los periódicos y ping-pong de declaraciones a velocidad casi twittera. Solución, volver a pulsar mute. Nunca me ha gustado escuchar las discusiones ajenas a gritos.

Lidón Barberá

Lidón Barberá

LaRataGris

LaRataGris

1 Kommentare

  1. Amén, la cuestión es distraer para que no se sepa dónde está la bolita… (y muy interesante la comparativa seriéfila)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *