Adrián Palmas, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 17, Opinión
Deje un comentario

Solo para periodistas

Por José Antequera / Ilustración: Adrián Palmas

Hoy no me andaré por las ramas, voy a decirle a esa panda de desalmados que dirigen algunos medios de comunicación lo que significa ser un periodista de verdad, por si se les ha olvidado, que parece que sí. O mejor dicho, para empezar, primero les diré lo que de ninguna manera puede hacer un periodista: un periodista no puede convertirse en un fatuo millonario que se levante cien mil euracos del ala al año sin hacer otra cosa que calentar la poltrona de piel de su despacho olímpico; un periodista no puede ser el amiguito del alma de ese empresario de turno o político apesebrado o banquero influyente que deja caer por la redacción, como quien no quiere la cosa, una prebenda o un regalo por Navidad; un periodista que se precie no puede codearse de ninguna de las maneras con toda esa recua estéril que se dedica a pastar por los campos de golf y a abrevarse servilmente en restaurantes de cinco tenedores; un periodista de verdad, no un fantasma con cadenas, no un pelele, no una caricatura de sí mismo, no puede desayunar, ni almorzar, ni cenar con ninguno de esos tipos que no tienen más función en este mundo que amasar pasta crudamente y joderle la vida a los demás; un periodista no debe, bajo ningún concepto, cambiar un titular a última hora solo porque puede hacerle pupa a un pez gordo, sea de sangre roja o sangre azul; un periodista no puede ir de tertulia en tertulia, de plató en plató, como puta por rastrojo, para sacarse unas perrillas como un mal comisionista de la información, como un tratante de bulos sin fuste; un periodista no puede despedir a otro periodista que no hace más que ganarse el pan de sus hijos cumpliendo con su obligación de informar veraz y honradamente; y sobre todo, y por encima de todo, un periodista no puede arruinarle la vida a otro periodista para salvar su culo cobarde, inmundo, mezquino.

Y ahora, dicho lo cual, diré en qué consiste el oficio más bello del mundo. Un periodista debe vivir cada segundo en la calle, con pasión por la noticia, como si fuera el último instante de su vida; un periodista nunca debe irse a la cama hasta haberle echado el cepo a una buena noticia; un periodista debe sufrir con el que sufre, padecer con quien padece, denunciar junto a quien denuncia; un periodista debe buscar por encima de todo la verdad y la justicia, dejando a un lado cualquier otra consideración, como sus intereses salariales o laborales, sus posibilidades de ascenso o su fama o prestigio; un periodista debe saber que puede terminar herido o caer abatido en la lucha desigual contra el poder ominoso; tiene que ser como un ángel exterminador al que no le tiemble el pulso a la hora de fumigar a un corrupto; un periodista no puede ser ni cobarde, ni vanidoso, ni pagado de sí mismo, ni egoísta por la noticia, ni egocéntrico, ni sumiso, ni pelota, ni ambicioso por el poder; un periodista es como un monje franciscano austero y digno que cuando cumple con su sagrada vocación y su misión de darle al ciudadano su derecho a la verdad debe retirarse sin hacer ruido. Puede que todos estos requisitos resulten de imposible cumplimiento para muchos que se dicen a sí mismos periodistas. Nadie dijo que dedicarse a este negocio fuera fácil. Por eso hay tan pocos buenos reporteros.


José Antequera

José Antequera

Adrián Palmas

Adrián Palmas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *