Carmen Fernández, Humor Gráfico, LaRataGris, Número 14, Opinión
Comentarios 2

Los desastres de la guerra

Por Carmen Fernández / Viñeta: LaRataGris

Desastre Nº 2. Con razón o sin ella.

Para los antiguos griegos Ares era hijo de Hera y Zeus, y encarna el espíritu de batalla que disfruta con la matanza y la sangre. En sus representaciones aparece acompañado por los demonios Deimos y Fobos (temor y terror). No porta atributos que simbolicen verdad, patria, defensa del bien, ‘Justicia infinita’ o ‘Libertad duradera’. Es un ser cruel y brutal.

Desastre nº 5. Y son fieras.

Los pretextos de la guerra son inventados por cuatro titiriteros que mueven los hilos del mundo. Ya lo decía Sartre: “Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”. El pueblo que lucha no sabe de motivos, causas o porqués, quienes empuñan las armas pierden su condición de seres pensantes y quisieran perder la de seres sintientes, olvidan su personalidad y se convierten en masa. ¡Y qué peligroso es transmutarse en masa! Perder todo atisbo de individualidad o conducta volitiva, dejar que la mente se convierta en esclava del miedo, y protegerse en la masa, gritar con la masa, avanzar entre la masa, y disparar. Maquinizarse, ser solo un engranaje, perder la humanidad, jalear al que mata, violar, saquear, participar de la masacre, cosificar al enemigo, sentarse en una silla y contemplar los bombardeos… Y son fieras.

Desastre nº 15. Y no hay remedio.

Maniatado a una estaca clavada en el suelo, espera con los ojos vendados la ráfaga mortal. Los cadáveres de sus compañeros se amontonan a sus pies y el pelotón apunta impasible. Y no hay remedio. Seguirán los horrores ahora con nueva tecnología bélica, misiles teledirigidos, drones, armas bacteriológicas que permiten matar más pero con más escrúpulos, miles de muertos pero con recato, sin culpabilidad, sin balas, sin testigos, solo cumplir órdenes y pulsar un botón.

Desastre nº 18. Enterrar y callar.

(…)

Desastre nº 23. Lo mismo en otras partes.

Por diferencias étnicas y religiosas, ocupación del territorio o intereses políticos. No solo es Gaza, también Afganistán, Somalia, Pakistán, Siria, Irak, Sudán, India, Corea, Nigeria, Yemen… y tantos otros.

Desastre nº 74. Esto es lo peor.

‘Mísera humanidad, la culpa es tuya’ escribe el lobo sobre un manuscrito.

Francisco de Goya fue sin duda uno de los que mejor plasmaron la violencia y la iniquidad de la guerra en esta serie de 82 grabados. Impactado por las experiencias vividas durante la Guerra de la Independencia, supo extraer una profunda reflexión de la condición humana y su espíritu autodestructivo. Su visión no es heroica ni de exaltación hacia los vencedores, ni siquiera posee un mensaje aleccionador. Muestra la guerra pero también la muerte, la peste y el hambre como consecuencias de ésta.

El genio de Fuendetodos termina su serie con un aguafuerte cargado de esperanza: ‘Esto es lo verdadero’ donde una mujer iridiscente que podría simbolizar el amor abraza a un hombre que sostiene una azada. Es necesario volver a construirlo todo de nuevo. Aunque mucho nos tememos que no deja de ser una parte más del ciclo generador y destructor de la vida. Volverán de nuevo los desastres.

Bellum omnium contra omnes

*****

Desastres de la guerra de Francisco Goya:

2 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *