Música
1 comentario

The Long Ryders: aquellos vaqueros rebeldes del Nuevo Rock Americano

Por José Antequera. Domingo, 14 de septiembre de 2014

Acababan de nacer los felices 80, Ronald Reagan llegaba a la Casa Blanca con su aire de vaquero hortera acartonado y Michael Jackson estaba a punto de lanzar su videoclip sobre zombis que iba a revolucionar el mundo de la música. Se imponían las nuevas tendencias y modas culturales, el signo de los tiempos posmodernos, pero un grupo de jóvenes músicos americanos decidió que aquel asunto no iba con ellos, por lo que se conjuraron para reivindicar las raíces del rock and roll de toda la vida, las guitarras eléctricas, los chalecos de cuero con flecos, las hebillas hiperbólicas, las botas camperas, el country y su poquito de Tex-Mex fronterizo para ponerle picante a la cosa. Acababa de nacer el Nuevo Rock Americano (NRA). The Long Ryders fueron pioneros en esta aventura musical pero ¿realmente inventaron la rueda? Según críticos musicales nada de eso. El NRA fue una puesta al día de sonidos, del rock sureño de los 70, Lynyrd Skynyrd, Allman Brothers, los 60 vía Byrds, Flying Burrito y Buffalo Springfield.

longryders_3-

Hoy The Long Ryders es una banda de cuajaditos veteranos, atrás quedan los tiempos en que eran jóvenes airados que rugían contra el mundo, pero siguen en la brecha como en sus mejores tiempos y en el mes de diciembre llegarán a Madrid y Valencia para una serie de conciertos que prometen ser históricos.

¿Pero qué fue todo aquello del NRA? Algunos expertos niegan la existencia de una corriente fugaz que pese a todo dejó profunda huella e influencias importantes en las generaciones posteriores. A primeros de los 80 los discos de importación americanos entraban en Europa procedentes de compañías independientes, pero no llegaban a las emisoras de radio, ni a la prensa escrita, ni mucho menos a la televisión. La ola vaquera, pese a su innegable calidad musical, fue engullida por otras corrientes mucho más aceptadas por el gran público como el punk y el tecno-pop, que recibieron todo el beneplácito de las grandes discográficas europeas. Los Long Ryders nunca fueron oscuros como sus contemporáneos Green on Red o The Dream Syndicate. Al líder de la banda, Sid Griffin, y sus compinches, no les interesaba la pedantería ni la pose trascendental de otros grupos NRA. Lo suyo era el arrebato sicodélico garajero, la ingenuidad country y el happy flower sesentero.

Griffin (Louisville, Kentucky 1955) se licencia en periodismo en el año 1977 pero se traslada a Los Angeles, California, para iniciar una carrera como músico. En 1977 se enrola en una banda punk, Deathwish, que abandona poco después. A través de un anuncio conoce a Shelley Ganz, y nace The Unclaimed, pero en su cabeza bulle un nuevo estilo, una formación que siga la estela de Everly Brothers, Velvet Underground o Yardbirds.

Es entonces cuando entabla amistad con Steve McCarthy, otro sureño de Richmond, un amante del country y el rock & roll que va a darle a Long Ryders su sello de guitarra y el color de la mandolina y el banjo. Tom Stevens y Greg Sowders serían el bajista y el batería, respectivamente, de modo que Griffin ya tenía lo que andaba buscando, una banda con la que triunfar con versiones renovadas en los pubs nocturnos de Los Ángeles. El nombre del grupo lo sacaron de un western de Walter Hill, toda una declaración de intenciones, una película estrenada en España como Forajidos de Leyenda que seguía el influjo de Sam Peckinpah.

Ahora viajemos a aquellos primeros años 80 y escudriñemos a los seguidores del NRA, una especie de marcianos que nadan a contracorriente en un mundo musical que discurre por derroteros totalmente distintos. Recordemos aquellos tiempos de juventud y preguntémonos: ¿Quién no ha tenido en su pandilla, como amigo, a un fan del NRA, a un friki excéntrico que mientras todos andaban como locos con los discos de Depeche Mode o de Mecano él se pasaba la vida rebuscando entre vinilos de vaqueros polvorientos que no conocía ni dios? ¿Quién no se ha cruzado alguna vez en su vida con alguno de esos bichos raros que hablan de grupos raros, que muestran abiertamente su pasión por una música rara que solo escuchan cuatro raros? Era la primera vez que alguien tocaba música inspirada por Buffalo Springfield o Byrds pasado por el cedazo del punk, lo que le daba un sabor aún más exótico.

The_Long_Ryders4-

Tras los prolegómenos de rigor, finalmente, en 1983, The Long Ryders consiguien grabar un mini LP de cinco canciones titulado 10-5-60, que rebosa referencias nada ocultas por sus autores. Griffin explica cómo se gestaron las canciones de un álbum mítico: “Por un lado And She Rides es mi interpretación de lo que puede hacerse si coges el ritmo de I can’t hide de los Flamin’ Groovies y lo combinas con la afinación de Keith Richards en Beggar’s Banquet; por otro Born to Believe in You está escrita como si fuera un encargo para Patsy Cline, y 10-5-60 toma el título de CTA-102 de los Byrds”… Y el caso es que la mezcla acaba funcionando, porque el grupo resuelve con desparpajo, ganas y pericia instrumental lo que podría haber quedado en mero pastiche”. Desde el marchoso country rock que abre el LP, sostenido con mano firme por McCarthy, hasta la ciertamente inspirada And She Rides, uno de los mejores momentos de toda su discografía, el trabajo no tiene desperdicio, y The Long Ryders se aprovecha de la brevedad para presentar todas sus cartas de forma concisa y brillante. Hoy a Long Ryders se les considera un eslabón, una conexión rotunda entre las bandas de country pop alternativo más recientes, como The Jayhawks o Wilco, y los clásicos del country rock, como The Byrds, Buffalo Springfield o los Flying Burrito Bros de Gram Parsons. Música de raíces, sincera, auténtica, lejos de los exitazos fugaces del momento lanzados a mayor gloria de Phil Collins, Duran Duran, Shakatak, y otros que hoy día han envejecido fatal. En España el movimiento recibió el nombre de Nuevo Rock Americano, mientras que en Estados Unidos se le denominó Paysley Underground, corriente que incluía a bandas tan variadas y exquisitas como The Bangles, Green On Red, The Del Fuegos, R.E.M., BoDeans o The Dream Syndicate. Fue una exploración en las raíces mismas del rock americano, desde los clásicos del rock and roll a los orígenes del country y sus variantes, con pinceladas del jungle pop de Turtles o Byrds, del power pop con mayor carga melódica y del country pop. Publicaron cuatro magníficos discos antes de su disolución en 1987. La canción Lights of Downtown es un buen ejemplo del talento de los Long Ryders. Estaba incluida en su tercer disco State Of Our Union, un álbum que no debería faltar en ninguna discoteca bien surtida. Con este trabajo Long Ryders llegan a un público más amplio, se abren al mercado general.

6a00d8341bfb1653ef01539035055f970b-pi-

El álbum fue una instantánea de la era Reagan, de esa América fracturada entre ricos y pobres, de esa América selectiva, amarga, injusta, cruel y sin futuro alguno más que la degradación progresiva. Para los interesados en el NRA queda el excelente trabajo del crítico musical Carlos Rego, redactor de la revista Ruta 66, que ha publicado Nuevo Rock Americano, años 80. Luces y sombras de un espejismo (Editorial Milenio). El texto de Rego es una lectura imprescindible para entender una época esencial de la música norteamericana. Para la historia quedará la loca aventura de grupos míticos como Long Ryders, Green On Red, Dream Syndicate, REM, The Del Fuegos, Violent Femmes, Los Lobos… Música sin aditivos ni colorantes. Rock pata negra, añejo con un pizca de modernidad, para exigentes gourmets. Los que tengan la ocasión y la suerte de estar en Madrid o en Valencia para escuchar a estos dinosaurios revividos del rock ya pueden considerarse privilegiados. El resto, a desempolvar sus vinilos.

*****

AGENDA:

THE LONG RYDERS

Jueves, 4 de diciembre de 2014 a las 22.00

El Sol

Calle Jardines 3, Madrid

Viernes, 5 de Diciembre de 2014 a las 22.30

Loco Club

Calle Erudito Orellana 12, Valencia

1 Kommentare

  1. Pingback: The Long Ryders: Looking for Lewis & Clark / Mason-Dixon Line / Lights of Downtown | ongakumymusic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *