Alaminos, Humor Gráfico, Número 9, Opinión, Paco Sánchez
Deje un comentario

Un rato con la Esteban

Por Paco Sánchez / Ilustración: Jorge Alaminos

Te propongo un juego Gurb. Tú te transmutas en cuerpo y mente en un personaje de las revistas del corazón o de esos programas bazofias como el ‘Sálvame’ y yo hago de periodista un poco avispado que acaba de terminar la carrera y consigue una entrevista en exclusiva.

Terrícola, creo que no estoy preparado para una experiencia tan traumática. En mi primer viaje a la Tierra me convertí en Marta Sánchez, pero esto es otra cosa más ‘heavy’. Pero bueno, voy a intentarlo y si lo dejo a mitad de la entrevista es porque el daño cerebral puede ser irreversible. No me gustaría acabar sonado. Tachán… Hola, soy Belén Esteban. Dispara.

Hola Belén. Empecemos por el principio. Te acabo de pillar in fraganti en una biblioteca. Ya veo que también intentas culturizarte e incluso dicen las malas lenguas que has leído algunas cosillas de Dostoievski y de Rimbaud.

Pues claro. Tú que te crees. El Doctor Jeski no está mal, pero a mí me gusta más la segunda parte: Mister Jai. En cuanto a Rambo, me he leído casi todas sus novelas y he visto todas sus películas. Eso es un tío macho, no el apollardao de Jesulín.

Hablemos de cine. Después de rechazar ser protagonista de películas como ‘La guarra de las Galaxias’ o ‘El amperio contra Paca’, sí participaste en ‘Torrente 4’. ¿Qué tipo de cine te gustaría hacer?.

Una película de amor y de despecho. Una en la que salga un torero que me maltrata y muchos gitanos que me protegen. Ya tengo el título. Se podría llamar ‘Los vigilantes de la paya’.

A ver Belén. ¿Por qué sales en televisión y sin embargo no escribes en la prensa artículos, como por ejemplo sobre el conflicto de Ucrania?

El conflicto de Ucrania no tiene arreglo, así que para qué escribir. A esa le puso los cuernos hace mucho tiempo ese Putin y lo que debería hacer es denunciarlo en los tribunales para quedarse al menos con la custodia de los chiquillos y con parte de su fortuna. Además, yo no escribo en prensa porque en los papeles se miente mucho. Fíjate que ayer leí que Rajoy había bajado los impuestos. Mentira cochina. Por eso, yo prefiero la televisión, que para eso me da para comer y para comprarme las bragas más caras del mercado.

Belén, esto está subiendo de tono. Vamos a relajarnos un poco. ¿En qué lugar te gustaría perderte una temporadita para descansar de los paparazzi?

Pues a mí me gusta mucho el Machu Polla. ¡Ay, perdón! Borra eso. Evidentemente quería decir el Machu Pichu. En qué estaría pensando yo. Si es que con lo de las bragas se me va la olla. Pues eso, que me gustaría irme unas semanitas a Tailandia para perder de vista a tanto palurdo y desgraciado. Aunque en realidad me iría a cualquier sitio tranquilo menos a Ubrique y la Sierra de Grazalema, que es una puta mierda. ¿Sabías que es el sitio de España donde más llueve? Pues eso, una puta mierda.

Cambiando de tercio, ¿qué fue de tu agria polémica con Iñaki Gabilondo?

Al Gabilondo ese le daba yo pal pelo. Yo quería que me hiciera una entrevista sobre mi libro ‘Ambiciones y reflexiones’ para darme más prestigio, pero el muy jodío se negó. El ignorante no sabe lo que se pierde. Cuando saque mi próximo libro, que se va a llamar ‘Yo parí a Suárez’ y que va de política, seguro que pierde el culo por entrevistarme. Pues que le den.

Belén. Un tal Raúl Tristán dijo de ti textualmente: “De Belén Esteban no queremos ni hablar, ese icono de la España más cutre y zafia, encumbrada a la fama por una cama y una cornamenta, y que se embolsa más euros por vociferar sandeces en los platós que el más currante de los españolitos por partirse el lomo de sol a sol”.

A ese que le vayan dando también. Yo me lo curro todo mucho y si soy la Princesa del Pueblo es porque la gente me quiere y sabe que yo valgo mucho y que todo lo que me paguen es poco para lo que les doy. Además, a ese listillo le dijo dos cosas: yo he sido portada del prestigioso diario francés ‘Le Monde’ y los ingleses del ‘The Independent’ dijeron que yo era uno de los personajes más buscados en internet a nivel internacional. Qué se chupe esa ese Tristán, que debe ser un amargado sexual.

Una profesora de Periodismo de la Universidad de Sevilla, María Lamuedra, ha hecho incluso un estudio titulado ‘Formatos híbridos y melodrama en televisión: el caso de Belén Esteban como heroína postmoderna’. ¿Has oído hablar de él?

¡Ay, que me mareo! … ¡Uf! Perdón. Durante la elaboración de su tesis, a la profesora le intrigó que Belén Esteban fuese la “famosilla” que más debate producía y ello motivó la redacción del artículo. Analiza el caso de Belén Esteban y la interpretación que los lectores realizaban de su personaje en el contexto académico del debate actual acerca de qué es postmodernismo. Según la autora, la ausencia de una escala de valores compartidos en la sociedad ha generado un hueco que ha sido llenado por la lógica capitalista, la ley de la oferta y la demanda sobreponiéndose incluso a los valores cívicos. Belén Esteban sería pues un personaje postmoderno, por sus varias posibles lecturas, que encarnaría las contradicciones de una época en la que prima el mercantilismo y propiciando el debate en la sociedad…

¡Para, para Gurb¡. ¿Te veo muy pálido? ¿Qué ha pasado?

Es que no podía más. He empezado a verlo todo sucio y rosa, y casi pierdo el conocimiento. Acabo de perder 99.999 millones de neuronas. Necesito unas vacaciones en Marte para recuperarme. Pero antes voy a emborracharme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *