Artsenal, Ecto Plasta, Humor Gráfico, Luis Sánchez, Número 8, Opinión
Deje un comentario

Fútbol y dignidad

Por Ecto Plasta / Ilustración: Artsenal, Luis Sánchez

Este mundial de fútbol se nos ha ido sin ni tan siquiera haber llegado. Escurrido entre las manos (como el agua en una cesta que diría mi abuela) nos ha dado un hostiazo de realidad futbolera que nadie esperaba. A mí, que no soy muy de balompié me llama la atención que deporte y vida vayan tan de la mano en una España que da bastante pena. Ya nadie podrá criticar esas jugosas y vergonzosas primas que los jugadores se iban a llevar ¿Adónde irán a parar? Creo que es un pregunta para la que no hay respuesta, o mejor dicho, una pregunta con una respuesta que no nos iba a gustar.

Mientras todo esto sucedía allende los mares, aquí, en Eshpaña, Felipe VI era coronado Rey y a su hija, la nueva Princesa de Ashturias, se le asignaba un sueldo de unos 8500 euros mensuales; seguramente para chuches y ya tal. Además, el PP se convertía en el Correcaminos para aprobar el aforamiento de Juan Carlos I. Una prisa que, para que nos vamos a engañar, resulta de lo más sospechosa sobre todo si tenemos en cuenta que una de sus hijas acaba de ser imputada.

Este es el país en el que vivimos, un país que según Gallardón corre el riesgo de perder su dignidad si el aforo del ex-monarca no se produce de forma inmediata. Como si fueran a dejar que le ocurriese algo. La dignidad, una palabra con un hermoso significado y que en boca de Gallardón queda prostituida de la peor manera posible. ¿Qué sabrá él de dignidad? ¿Conocerá realmente lo que esta palabra quiere decir? Aclaremos por si acaso:

Dignidad es poder abortar cuando una mujer lo decida, sin tener que huir, sin tener que esconderse.

Dignidad es dejar de comer para dárselo a tus hijos, pero claro, la pobreza infantil no existe en la realidad alternativa en la que vive el gobierno.

Dignidad es una sanidad que no hacine a sus enfermos en los pasillos por falta de medios. Una sanidad gratuita y universal.

Dignidad es una clase política que mire por los ciudadanos y nos por las empresas del IBEX35.

Dignidad es poder ir a la universidad y formarse.

Dignidad es no tener una contabilidad B y pagar las obras de la sede en negro mientras los anuncios de Hacienda somos Todos nos recuerdan que defraudar está muy feo.

Dignidad es no indultar a amigos y recomendados.

Dignidad es no tener a media familia trabajando en el Tribunal de Cuentas.

Dignidad es atender a las personas que llegan a este país en condiciones críticas.

Podría seguir, pero la lista sería interminable y además esta columna iba sobre fútbol. Sobre La Roja.

Esa selección de malas caras, de mal perder. Esa Roja que se iba por la puerta de atrás en el aeropuerto y plantaba a los aficionados que habían ido a recibirlos. Esa selección tan eshpañola, tan de aquí y que refleja tan bien nuestro carácter que hasta asusta.

Ilustración: Luis Sánchez

Ilustración: Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *