Actualidad, Internacional, Número 3, Reportaje
Deje un comentario

Europa, entre la indiferencia y los nacionalismos

 

♦ Los últimos sondeos antes de los comicios europeos apuntan a que la abstención podría rondar el 60% en España

♦ Los partidos ultranacionalistas, euroescépticos y xenófobos avanzan en la mayoría de los países de la Unión

 

Por Redacción de Gurb. Viernes, 23 de mayo de 2014

Gurb

Reportaje

Las últimas encuestas que se publicaron con anterioridad a las elecciones europeas reflejaron una amplia abstención y una importante desafección del ciudadano. La mayoría de los sondeos dieron una leve ventaja del PP frente al PSOE, junto a un crecimiento de los partidos minoritarios. Según algunos sondeos, el PP aventajaba al PSOE en 2,8 puntos y obtendría el 32,5% de los votos frente al 29,7% de los socialistas, con una abstención del 56,8%. El PP vencería por escaso margen y obtendría entre 19 y 22 eurodiputados frente a los 18 ó 19 del PSOE, y a mucha distancia de los 6-7 de la Izquierda Plural. Todas las encuestas auguran una elevada abstención, que podría llegar hasta el 60%, mientras que es más que previsible el ascenso de los partidos minoritarios. En la cita electoral de pasado mañana, 39 candidaturas lucharán en España por hacerse un hueco en el Parlamento Europeo. Para poder presentarse a los comicios, los nuevos partidos han necesitado reunir 15.000 firmas, como establece la ley electoral, ya que se presentan por primera vez a la Eurocámara. En los últimos dos años han ido apareciendo en la escena política española, alimentados por el descontento social a causa de la crisis económica, nuevas formaciones como Podemos, una organización que ha puesto en marcha el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid y tertuliano Pablo Iglesias. Podemos tiene su origen en el 15-M, de ahí que su programa electoral recoja algunas de las demandas de este movimiento ciudadano.

Pablo Iglesias/EFE

Pablo Iglesias/EFE

La Red Ciudadana Partido X es otra de las formaciones nacida a raíz del 15-M y que surgió en enero de 2013 con el objetivo de representar la voz de la ciudadanía. Hervé Falciani es uno de sus principales reclamos electorales. El informático italofrancés que sustrajo del banco suizo en el que trabajaba, HSBC, información de más de 130.000 cuentas de presuntos evasores fiscales, es el emblema de la lucha contra la corrupción de este partido “4.0”, que asegura que cuenta con grandes expertos en todos los ámbitos de actuación.

El juez Elpidio Silva, actualmente suspendido de sus funciones por el caso Blesa, ha solicitado su excedencia voluntaria del Consejo General del Poder Judicial para poder ser candidato a las elecciones europeas por el Movimiento de Renovación Democrática de la Ciudadanía (RED). Este partido, que se considera “progresista”, tiene entre sus objetivos la búsqueda de la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción de los grandes partidos.

Unas cuarenta personalidades y profesionales del mundo de la cultura, como el pintor Antonio López, el escritor Juan Goytisolo y el actor Héctor Alterio, son algunos de los padrinos de la Agrupación Electoral Recortes Cero y han suscrito, con más de medio millar de personas, un manifiesto de apoyo.

Estos son algunos ejemplos de las formaciones que pretenden arañar algún escaño en la Eurocámara para trasladar la voz de los sectores más desfavorecidos de la población europea pero también han irrumpido partidos conservadores. Alejo Vidal-Quadras será el cabeza de lista de la candidatura de Vox para las elecciones al Parlamento Europeo, después de haber sido el aspirante más votado de los seis que se habían presentado. El exfuncionario de prisiones y licenciado en Derecho José Antonio Ortega Lara acompañará la candidatura.

Foto: Pedro Martínez

Foto: Pedro Martínez

Izquierda Plural, UPyD, Izquierda por el Derecho a Decidir, Primavera Europea, Los Pueblos Deciden y Ciudadanos, con un número de escaños que variaría desde los 6-7 de Izquierda plural hasta 1 de Los Pueblos Deciden o Ciudadanos, podrían ser los grandes beneficiados por el descontento social hacia el bipartidismo.

El sondeo realizado por Demoscopia para El País, uno de los más prestigiosos en España, tiene una clara protagonista: la abstención que rozaría el 60%, cifra récord en democracia. En cuanto a los partidos, el PP obtendría una ventaja mínima frente al PSOE. En concreto, le atribuye una distancia del 1,5%, aunque con un porcentaje de voto (en torno al 32%) que en otros comicios fueron propios de la segunda fuerza más votada.

Pero si hay una circunstancia que preocupa a los Gobiernos de los estados de la Unión es el ascenso de los partidos populistas o xenófobos, incluso el auge de las formaciones con ideario neofascista. Los partidos de extrema derecha europeos dominan los titulares antes de las cruciales elecciones europeas de esta semana. Los euroescépticos –desde el UKIP en Reino Unido hasta el Jobbik en Hungría– exigen controles fronterizos más estrictos, nacionalizar la toma de decisiones y la disolución de la unión actual.

Hay varias razones para que su apoyo aumente, entre ellas la desilusión de quienes sufren las consecuencias de la crisis económica y el deseo de algunos electores de castigar al sistema político. Aunque se espera que los partidos euroescépticos se lleven una parte considerable de los votos, su poder en el Parlamento Europeo probablemente se diluya a causa de la falta de cooperación.

Fuera de que les desagrada la burocracia de Bruselas, tienen poco en común; de acuerdo con el politólogo Duncan McDonnell, es poco probable que exista un grupo político que reúna a todos los euroescépticos. La etiqueta de euroescéptico abarca partidos tanto de derecha como de izquierda; muchos de ellos se oponen a la UE por varias razones: la izquierda radical denuncia que Europa es un libre mercado que promueve las finanzas de alto nivel, mientras que la derecha se opone a la pérdida de la soberanía y la burocracia nacionales. Sin embargo, el aumento del poder de los partidos euroescépticos probablemente ejerza presión sobre los gobiernos de los Estados miembros. Cinco años después de que la crisis financiera estallara, el llamado a un cambio en el bloque se ha intensificado.

Foto: Marcial Guillén

Foto: Marcial Guillén

Estos son los principales partidos euroescépticos en Europa:

Reino Unido

El Partido Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en inglés) promueve el retiro de este país anglosajón de la Unión Europea que, de acuerdo con el manifiesto del partido, tiene demasiado control sobre la vida del pueblo británico. El UKIP también promete eliminar el libre tránsito de personas dentro del bloque y limitar la cantidad de inmigrantes permitidos en Reino Unido. Los medios han ridiculizado a su líder, Nigel Farage; el primer ministro del país, David Cameron, describió alguna vez a los miembros de esta formación como “chiflados, locos y racistas en su mayoría”. Recientemente acusaron a Farage de haber hecho mal uso de su cuenta parlamentaria de gastos, dinero que proviene de los contribuyentes de la Unión Europea. Negó haber actuado ilícitamente y aseguró que el presupuesto asignado puede gastarse “como lo consideremos conveniente”. Los sondeos de opinión muestran que el UKIP ya no es el partido de extrema derecha desconocido que fue alguna vez. En abril, el partido contaba con un índice de aprobación del 30% con miras a las elecciones del 22 de mayo. Históricamente, el partido ha tenido más éxito en las elecciones locales y europeas que en las nacionales.

Holanda

El Partido Holandés por la Libertad es un partido nacionalista de extrema derecha que promueve la salida de Holanda de la Unión Europea y la reimplantación de los controles fronterizos nacionales. Su líder, Geert Wilders, adquirió prominencia con la campaña de 2005 en contra de la Constitución Europea (que los holandeses y los franceses rechazaron más tarde) y que obstaculizó la reforma de la UE durante varios años. Wilders es uno de los políticos más controvertidos de Europa; a menudo recurre al discurso antiislámico y antiinmigrante. Le prohibieron la entrada a Reino Unido en 2009. Ese mismo año lo acusaron de violar las leyes que proscriben la retórica del odio, pero lo exoneraron de todos los cargos en 2011.

REPORTAJE 5

Francia

El Frente Nacional de Francia se estableció como “el tercer partido” en el país al oponerse a los dos principales: el Partido Socialista de centroizquierda y la Unión Para un Movimiento Popular, de centroderecha. El partido de extrema derecha anti-UE logró avances considerables en las elecciones locales de marzo: ganó 118 alcaldías en todo el país. El Frente Nacional promueve que Francia deje la zona euro, que existan nuevos límites a la inmigración y la reimplantación de los controles fronterizos nacionales. La líder, Marine Le Pen, es hija del fundador del partido y cinco veces candidato a la presidencia, Jean Marie Le Pen.

Finlandia

El Partido de los Finlandeses, también conocido como Finlandeses Auténticos, se convirtió en la tercera fuerza política tras obtener el 19% de los votos en la elección general de 2011.
Los Finlandeses Auténticos se aliaron con el Partido Independencia del Reino Unido y colaboran en el Parlamento europeo. El partido, al mando de Timo Soini, promueve un referéndum sobre la pertenencia a la UE y busca renegociar su relación con el bloque.

Alemania

El Partido Alternativa para Alemania es un recién llegado a la política del país y conmocionó la escena política alemana en la elección general del año pasado. Al final no logró obtener ningún escaño en el Parlamento y obtuvo el 4,7% de los votos (no alcanzó el mínimo del 5%). El partido Alternativa para Alemania ha recibido el nombre de “partido de los profesores” a causa de la gran cantidad de intelectuales y académicos que conforman su dirigencia. Han aprovechado la frustración de los alemanes ante los rescates de la zona euro y promueve, según su manifiesto, una “disolución cuidadosa y organizada de la unión monetaria”.

Hungría

El partido Jobbik o Movimiento por una Hungría Mejor dejó en claro sus intenciones en la escena política de extrema derecha al ganar tres escaños en su primera elección europea en 2009. El éxito temprano del partido continuó y desde entonces se ha vuelto uno de los mayores grupos de extrema derecha de Europa; obtuvo el 20% de los votos en las elecciones parlamentarias que se celebraron en Hungría en abril. Jobbik se describe como “un partido cristiano con principios, conservador y radicalmente patriótico”. Se opone firmemente a una mayor cooperación europea y rechaza el marco legal clave de la UE: el Tratado de Lisboa. También son famosos por su discurso fuertemente antirromaní. En mayo de 2013, el Congreso Judío Mundial urgió al gobierno húngaro a proscribir a Jobbik luego de que el partido protestara en contra de que el congreso se celebrara en Hungría y señalaron que “era un intento de los judíos por comprar Hungría”.

Italia

Aunque el líder del Movimiento Cinco Estrellas de Italia, Beppe Grillo, fue comediante antes de político, su partido es un contendiente serio en el escenario político. Euroescéptico, se opone al actual sistema político y obtuvo casi una cuarta parte de los votos en la elección parlamentaria del año pasado, en la que el país rechazó a los personajes del aparato político como el ex primer ministro, Silvio Berlusconi. De acuerdo con Duncan McDowell, del Instituto de la Universidad Europea, el resultado indicó una “gran decadencia de la fe” en los partidos políticos de derecha e izquierda que existen en Italia. El partido de Grillo llama a la abolición del Pacto Fiscal que otorga a la UE el poder de regular los presupuestos nacionales para evitar que los países acumulen cuantiosas deudas públicas. Según un comunicado del partido, Europa, como está ahora, “no puede funcionar”.

Grecia

El miembro más débil de la zona euro y epicentro de la crisis ha sufrido durante seis años el azote de la recesión y de las severas medidas de austeridad a cambio de los rescates. En estas condiciones surgió Amanecer Dorado en la arena del poder político. El partido de extrema derecha promueve el nacionalismo griego y rechaza la idea de una mayor integración europea. Sus opositores políticos catalogan de neonazi al partido, etiqueta que Amanecer Dorado rechaza. Luego de que los acusaran de dirigir una organización delictiva, destituyeron a seis de los parlamentarios del partido, entre ellos a su líder, Nikolaos Michaloliakos, y están a la espera de un juicio.

Ilustración: Jorge Alaminos

Ilustración: Jorge Alaminos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *