Número 0, Opinión, Paco Sánchez
Deje un comentario

El estreno de Gurb

Por Paco Sánchez

Otra vez en la Tierra. Ya sabéis que mi lugar es Marte y sus dominios, pero de vez en cuando me mandan al planeta azul, más que nada por si hay vida inteligente. En esta ocasión he venido por mi propia iniciativa, pues me he enterado, vía telepática, de que un grupo de terrícolas están a punto de lanzar una revista digital que lleva mi nombre, Gurb, y nada de lo gurbiano me es ajeno. Tienen previsto arrancar el 1 de mayo. No sé muy bien por qué. Busco en mi base de datos: “El 1 de mayo de 1886 un grupo de sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas. En la actualidad es una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general, y se celebra en muchos países. Llamativamente, en Estados Unidos y Canadá no se celebra esta conmemoración”. Bueno es saberlo.

El caso es que tengo la mosca detrás de la oreja, porque no sé muy bien lo que se proponen estos pájaros con esta revista que en cierto modo me pertenece. He decidido investigar. Y como voy mal de tiempo, me he centrado, de momento, solo en uno de estos tipejos, precisamente en el que tenía que escribir el artículo que yo, con mis artimañas, le he usurpado. Es un tal Paco Sánchez. Qué nombre más vulgar. Pero veamos algunas cosas que he encontrado en mi base de datos: nacido el 1 de mayo de 1968 en Castellón de la Plana. Así que el 1 de mayo. ¿Será una pista? Qué casualidad. ¿El mismo día que sale la revista? ¿Y 1968? Vamos a ver en mi wiki: “Fue un año bisiesto según el calendario gregoriano, declarado Año Internacional de los Derechos Humanos por la Organización de las Naciones Unidas”. Basurilla. Aquí hay algo interesante: “1968. Mayo francés: En París se realiza una revolución universitaria y posterior huelga general”. Interesante. Pero este tipo no nació en París, nació en Castellón. Bueno, de todas formas tiene todas las papeletas para ser un revolucionario, al menos en potencia.

Se acabaron los atajos. Tengo que entrar directamente en la mente de este sujeto. Vamos a ver qué tiene ahora mismo en la cabeza: se suceden imágenes de un humano vestido con pantalón corto y de color blanco que corre a todo trapo detrás de un objeto esférico y que es perseguido por otro humano, también en pantalón corto, pero vestido de azul y grana. El blanco galopa como un caballo y cuando llega casi al final de un campo verde golpea la esfera, que pasa por debajo de las piernas de otro humano, muy feo y con coleta, y luego se introduce entre tres palos con una red. Miles de personas enloquecen y gritan algo así como “goooool”.

No entiendo nada. ¿Qué hace un revolucionario, al menos, en potencia, con su mente ocupada en dos humanos corriendo como posesos en pos de una esfera? Este tío es un fraude, un impostor. Y aún tendrá la desfachatez de presumir de haber nacido el 1 de mayo de 1968.

Bueno, a lo mejor es normal y resulta que la mayoría de los habitantes de este país, llamado España, tienen su cabeza ocupada en este tipo de jueguecitos. Vamos a salir de dudas. “Actualmente la principal preocupación de los españoles es el paro”, leo en mi base de datos, donde también me entero de que este territorio tiene más de cinco millones de habitantes en edad de trabajar que no tienen empleo. Pues este tal Paco no debe tener problemas de este tipo. A ver su ficha personal: “Profesión: periodista. Situación laboral actual: parado”. Cada vez entiendo menos.

Estos humanos no me dejan de sorprender. Lo mejor es que lea algo sobre el tema en el periódico más leído por estos españoles. ¡Ah! Parece que la cosa se va arreglando. El diario dice que “La mejora laboral se consolida” y la ministra de Empleo asegura que “2.500 españoles encontraron empleo cada día del mes pasado, lo cual es una buena noticia”. Pero unos señores de una organización que se llama CC.OO afirman que “a este ritmo tardaríamos 16 años en volver al nivel de paro previo a la crisis y 26 en recuperar el número de afiliados a la Seguridad Social”. Y otro señor, que es el jefe de una tal UGT, dice que “hay otra cara de cifras negativas: temporalidad y sueldos más bajos”. Tócate los huevos. Y entonces, ¿cómo se atreve ese diario líder a destacar que la recuperación laboral va viento en popa? No sé qué entenderán aquí por periodismo, pero en mi planeta es algo muy serio, casi sagrado.

Bueno, vamos otra vez a la cabecita de mi periodista parado. Ahora está pensando en unas frases que ha escuchado en televisión de una mujer que se llama Elena Poniatowska, que debe ser por lo menos rusa. Ah, pues no, parece que es mexicana y dice que “el periodismo es una lección de  modestia y humildad” y que “el compromiso del periodista es al final con las grandes causas, con las causas más nobles. Aplaudir y escribir sobre la trayectoria de un empresario es venderse de una manera horripilante”. Suena a marciano, es decir, a mi Marte lindo y querido. Así que a este articulista le interesan también estas cosas. Entonces no deben ser tan mala gente estos tipos de la revista que lleva mi nombre.

Mi humano da un paso adelante y dos atrás. Vuelve a pensar en eso que ahora sé que llaman fútbol y en que esta noche hay un partido muy importante entre unos que llaman merengues y otros que beben mucha cerveza. Me desconcierta. Ahora piensa en que debe escribir cuanto antes su primer artículo para la revista Gurb. Pues se va a quedar con las ganas. Tendrá que esperar al número dos, pues su espacio en el estreno lo voy a ocupar yo, el auténtico Gurb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *